Ante mi gaveta y mi recado de escribir

Ante mi gaveta y mi recado de escribir · Fotografía: G. Harris & M. Ewing
· Diario de un hombre ridículo, 84 ·
Fran Vega
Ante mi gaveta y mi recado de escribir

Fotografía: G. Harris & M. Ewing

Iba yo la otra mañana por el bulevar de los Arcángeles, silbando unos bonitos fragmentos de zarzuela, cuando de repente me hallé ante la puerta que anuncia la entrada a la oficina, a la que había llegado sin apenas proponérmelo y guiado únicamente por la noble intención que es propia de las gentes de bien. ¡Qué alegría al constatar que nada ha cambiado durante mi prolongada ausencia veraniega y que todo se mantiene de forma unánime y cabal! ¡Qué ambiente tan entrañable se respira en los negociados! ¡Y cuántos impresos y formularios hay en todas las mesas! La verdad es que estuve en los confines de la emoción cuando el mismérrimo jefe en persona vino a saludarme con su medallita de la Virgen de la Alameda colgada bajo el gaznate y cuando Carmencita, la de Contaduría, me recibió con una beatífica sonrisa que no había visto desde que le regalamos por su cumpleaños un juego completo de espumadera y cucharón. Después dí unos buenos apretones de manos a Teodomiro y Abisinio y hasta Ercilio me propinó unas sonoras palmaditas en los omóplatos, lo que es muy meritorio en alguien que nunca ha jugado al guiñote. Y por fin, después de tanto anhelo y tantos días, pude sentarme ante mi gaveta y mi recado de escribir, afilar mis lapiceros de distinta intensidad, ordenar mis sacapuntas de diferentes calibres, revisar mi carpetilla de papel de calco, limpiar con esmero mis plumines, comprobar el óptimo nivel de mis tinteros y comenzar la jornada oficinesca como si el verano no hubiera transcurrido y los mundos exteriores estuvieran todavía de holganza y vacación. Voy a sentarme un ratito en el mirador, donde nada importante puede acontecerme.

Capítulo anterior
«Regalado, contentérrimo y radiante»
Capítulo siguiente
«El fenomenal funcionamiento de nuestros negociados»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2017

Anuncios

La serena algarabía y los raros argumentos

La serena algarabía y los raros argumentos · Fotografía: Geof Kern
· Diario de un hombre ridículo, 67 ·
Fran Vega
La serena algarabía y los raros argumentos
Fotografía: Geof Kern

He pasado unas jornadas luctuosas y estupendas en compañía de todas mis amistades del cafetín de Tadeo, donde siempre reinan el cordialismo y la alegre erudición. Como en los negociados nos otorgaron unos días festivos y recuperables para que nuestro egregio jefe oficinesco pudiera acudir a las procesiones y desfiles de la Virgen de la Alameda, de la que él es muy devoto, hemos aprovechado el tiempo para consolidar nuestro ateneo de guiñotistas y ejercer la excelentérrima amistad que nos une en pos de tan entrañable actividad. Lupicinio también quería asistir a una de estas concentraciones multitudinarias en las que hay que presentarse con oscuros ropajes y semblantes más oscuros todavía, pero hubo que convencerle de que no podía desfilar vestido de romano con la prensa deportiva bajo el brazo, sobre todo porque en tiempos de los romanos ni siquiera habían inventado aún la gaseosa y es probable que tampoco las empanadillas, según comentaron la otra tarde en el fidedigno boletín de la radio. También Teofrasto quiso ponerse una capucha para caminar embozado por las calles junto al Cristo de los Tréboles, pero al final dijo que tenía una discontinua dolencia en el chaleco y se quedó con nosotros en el cafetín, donde Justito cantó saetas y jarandas que hicieron las delicias de Ginés, que es la monda hasta en los días de recogimiento y serena algarabía. La verdad es que yo no termino de comprender estas celebraciones, porque son un poco lánguidas y a veces se ven gentes en las calles que gimen y murmuran con muy raros argumentos, así que me pareció mejor pasar las mañanas apostado en la glorieta de los Lirios y las tardes escuchando las disertaciones de Fulgencio en el cafetín, que desde que estuvo en su callista de cabecera siempre tiene cosas interesantes que contar. Voy a ordenar el armario de los sombreros importantes, que ya es momento de cometer alguna heroicidad.

Capítulo anterior
«Encapuchados, embozados y la extravagante sinrazón»
Capítulo siguiente
«Los panoramas circunflejos de nuestra cóncava existencia»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2017

Turbaciones sorprendentes en los mundos adyacentes

Turbaciones sorprendentes en los mundos adyacentes · Fotografía: Gilbert Garcin
· Diario de un hombre ridículo, 59 ·
Fran Vega
Turbaciones sorprendentes en los mundos adyacentes
Fotografía: Gilbert Garcin

Esta mañana he tenido que salir a los universos exteriores con el fin de resolver unas gestiones importantes que nuestro egregio jefe oficinesco me había encomendado, de modo que he aprovechado la trascendente circunstancia para visitar a mi amigo Severino, que es un imprescindible infraordenanza en el Registro de Entidades Superfluas, aunque muy bien podría desempeñar el elevado puesto de Magdaleno, que no por nada es bedel en la segunda planta de la Delegación de Asuntos Insólitos. Hemos parloteado un rato junto a la salamandra del pasillo y me ha puesto al día de algunos acontecimientos que sin duda cambiarán la historia de nuestra excelsa subcomarca, pues parece que las beneméritas autoridades están considerando la posibilidad de camuflar el Impuesto sobre Actividades Improbables y velar ipso facto y sine die por los trámites rotatorios del Infracomité de Proyectos Ficticios y la Subcomisión de Planificaciones Ilusorias, de modo que resulte más conspicuo acudir a la Ventanilla de Reclamaciones Infundadas en caso de incumplir o quebrantar el Reglamento sobre Diligencias Circunspectas. Todo ello me ha colmado de alegría y he regresado muy contento por la avenida de los Iscariotes para dar cuenta a mi acreditado y referente jefe, quien ha tenido a bien abandonar por un instante el cálculo de las apuestas deportivo-benéficas para brincar de puro agrado mientras besaba con entusiasmo su escapulario de la Virgen de la Alameda, de la que él es muy devoto. Pero dice Amalio, el del Sindicato de Oficinistas, que no hay que fiarse demasiado de lo que dicen las magnas potestades, porque al final incrementarán la cuantía del Impuesto sobre Abstracciones Divergentes y todo quedará más o menos ponderado. Y yo no sé qué pensar, así que voy a ponerme el sombrero oscurito para acudir con calma y con paraguas al cafetín de Tadeo, donde todas mis amistades saben de las cosas y las describen de forma tan estilosa como estupenda.

Capítulo anterior
«Omnifalibles murmullos del magín»
Capítulo siguiente
«La arcana realidad de nuestros negociados»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2017

Los extravagantes días que acontecen

Los extravagantes días que acontecen · Fotografía: Tommy Ingberg
· Diario de un hombre ridículo, 57 ·
Fran Vega
Los extravagantes días que acontecen
Fotografía: Tommy Ingberg

He observado últimamente extraños alborotos en las plazas y avenidas de nuestra excelsa subcomarca y he llegado a la adecuada conclusión de que todo se debe al rutinario acontecimiento cronológico que cada año tiene lugar en estas fechas, pues solo así puede explicarse que las gentes enloquezcan de repente y caminen por las calles con sospechosos bultos en las manos ordenadamente decorados. Todos los alegres contribuyentes de barrios y distritos se encuentran muy atareados haciendo curiosas adquisiciones con las que obsequiar a subcuñados e infrayernos y a viceprimos y decasuegros, como si de ellas dependieran la geometría y la equidad que resultan siempre convenientes y exigibles. Incluso nuestro egregio jefe oficinesco se ha permitido regalarnos unos escapularios de la Virgen de la Alameda, de la que él es muy devoto, aunque con razón decía Lupicinio en el cafetín de Tadeo que mejor hubiera sido compartir unos vasitos de ponche que invertir en adornos de reminiscencias primigenias, pero no sé bien qué ha querido decir con estos últimos y enigmáticos vocablos. En lo que a mi humildérrima persona se refiere, transitaré por este lapso de frío y vacación con el silencio propio de quien aguarda con paciencia el lúcido retorno de las tardes azules de primavera. Voy a tomar media copita de brandy, que siempre ha sido bueno para evitar los resfriados.

Capítulo anterior
«Que las buenas gentes tengan un prospérrimo año nuevo»
Capítulo siguiente
«Omnifalibles murmullos del magín»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2017

Están las gentes como en sordina

Están las gentes como en sordina · Fotografía: Brian Brake
· Diario de un hombre ridículo, 49 ·
Fran Vega
Están las gentes como en sordina
Fotografía: Brian Brake

Hace dos días nuestro insigne jefe oficinesco me pidió que realizara unas gestiones en los mundos exteriores y acudí primero a presentar unos oficios en la Ventanilla de Reclamaciones Infundadas, donde pude comprobar el excelso funcionamiento de la gerencia subcomarcal, pues me atendieron en un periquete y un gentil infraordenanza me aseguró que todos los trámites se han agilizado una barbaridad desde que se aprobó el nuevo Reglamento sobre Diligencias Circunspectas. A continuación, y en el fiel ejercicio de mi decoroso cometido, tuve que dirigirme a la Delegación de Negocios Extraños para purgar el vencimiento trimestral del Impuesto sobre Actividades Improbables, cuyo importe me había sido conferido previamente en un anexo de la sucursal de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de San Cosme y San Damián, en donde el jefe tiene gran predicamento por ser muy devoto de la Virgen de la Alameda y del Cristo de los Tréboles, así como socio preventivo de la Unión Deportiva San Onofre. La verdad es que terminé la mañana un poco fatigado de tanta actividad extrínseca y conspicua, por lo que a nadie le extrañó que pasara la tarde en observante y humildérrimo silencio junto a todas mis amistades cafetinescas, y menos aún a Venerando, que ahora es subconcejal de Acequias y Cloacas y tiene mucho conocimiento de cómo están los universos propios y extranjeros. Después comentó Fulgencio que a quienes son administradores de las cosas les gusta que las gentes estén como en sordina, pero no terminé de comprender qué quiso decir con este extraño parlamento, tal vez porque me encontraba agotado y turulato después de tantas tareas prominentes. Tendré que preguntar a Ercilio, que siempre ha sido un hombre instruido de amplia memoria y fecunda evocación y por eso mismo se encarga de los legajos en la oficina. Voy a bajar las persianas, que está entrando mucha oscuridad.

Capítulo anterior
«Contubernios y algaradas en horas de oficina»
Capítulo siguiente
«Hablillas y consejas que nublan los alcances»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2016

Contubernios y algaradas en horas de oficina

Contubernios y algaradas en horas de oficina · Fotografía: Kevin Corrado
· Diario de un hombre ridículo, 48 ·
Fran Vega
Contubernios y algaradas en horas de oficina
Fotografía: Kevin Corrado

Esta mañana se ha armado en la oficina un alboroto morrocotudo que nos ha dejado a todos patidifusos y confusos. Resulta que al jefe, que es muy devoto de la Virgen de la Alameda, no le gusta que nos reunamos a la hora del almuerzo en el Negociado de Pólizas y Recargos, a pesar de que Abisinio trae a veces una empanada de atún que está muy rica, porque dice que siempre quedan muchos formularios sin ordenar y que de esos contubernios solo pueden surgir rebeliones y algaradas. Así que ha decidido que cada uno tiene que almorzar en su propio negociado, sin que tengamos oportunidad de parlotear entre nosotros sobre los episodios de la vida circundante. Esto ha colmado la paciencia de Amalio, el del Sindicato de Oficinistas, que dice que ahora va a liar una buena de verdad, porque piensa poner dos carteles reivindicativos en los escusados y otro más junto a la multicopista y que todos los miércoles pares de los meses impares permanecerá de pie en el pasillo durante un buen rato como palmaria forma de protesta. A mí me parece que nuestro jefe oficinesco está un poco turulato, pero él sabrá lo que hace, porque a jefe no llega cualquiera y él siempre ha sido un hombre de primorosa conciencia. Después comenté estos acontecimientos en el cafetín de Tadeo y Ginés, que es la monda, dijo algo sobre el derecho del obrero y la tiranía del sistema, pero Argimiro enseguida le pidió que se dejara de tanta cháchara difusa y jugara sus cartas de una vez. Seguramente se trataba de una de sus chanzas y tontunas, porque no creo que de repente se haya vuelto anarquista, aunque yo a veces no entiendo las cosas y confundo el sentir con el pensar. Voy a escuchar el boletín de la radio, por si ha ocurrido hoy algo importante.

Capítulo anterior
«Insólitos recintos de la sapiencia»
Capítulo siguiente
«Están las gentes como en sordina»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2016

El airecito razonable de la tarde

El airecito razonable de la tarde · Fotografía: Arthur H. Fellig (Weegee)
· Diario de un hombre ridículo, 28 ·
Fran Vega
El airecito razonable de la tarde
Fotografía: Arthur H. Fellig (Weegee)

Como anteayer fue el primer martes de agosto y el jefe es muy devoto de la Virgen de la Alameda, se celebró en la oficina el sorteo de las vacaciones para que nuestras dignas dependencias no queden del todo abandonadas por sus meritorios empleados, más dedicados a la tediosa holganza que a la reconfortante ocupación. Abisinio fue descartado desde el principio porque todos dijeron que es un hombre necesario, cabal y de primera, y tan contento quedó con esta alegre facundia que todos le felicitamos de inmediato. Y como resulta improcedente que el Negociado de Reclamos que tan sabiamente atiende Teodomiro quede como inhóspito desierto, el jefe le dirigió unas simpáticas alabanzas para que suspendiera su proyectado viaje a la provincia más próxima, decisión que tomó no solo in situ e ipso facto, sino también in extremis, según afirmó Lupicinio por la tarde. De modo que la semana de asueto que tan generosamente es concedida por nuestro jefe oficinesco será para Carmencita, ya que en Contaduría se puede prescindir de su egregia aportación dado que los cobros y los pagos también tienen su agostidad. En el cafetín de Tadeo me preguntaron después por qué no había participado en la rifa y expliqué con mucho agrado que a mí lo que más me gusta del verano es sentarme en el velador a disfrutar del airecito de la tarde junto a todas mis amistades, porque yo no puedo entender que las personas razonables quieran pasar los días con individuos desconocidos, tumbadas en el suelo y sin chaleco. Lo que sí haré es guardar en la cómoda el pijama de franela con un poquito de alcanfor, que no quiero que nada me sorprenda cuando el tiempo mude en septiembre.

Capítulo anterior
«Novedades que sobrecogen el magín»
Capítulo siguiente
«Osadías estivales que la vida nos procura»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2016

Negociados y lapiceros

Negociados y lapiceros · Fotografía: Carl Mydans
· Diario de un hombre ridículo, 25 ·
Fran Vega
Negociados y lapiceros
Fotografía: Carl Mydans

Hoy hemos tenido en la oficina una valiosa conversación con el jefe, que es devoto de la Virgen de la Alameda y toma media copita de anís los domingos por la tarde. Resulta que hasta el año pasado nos daban tres lápices al mes y una goma de borrar al trimestre, porque todos somos muy cumplidores y rara vez nos equivocamos, pero como ahora todo está más crítico y difícil quieren quitarnos un lápiz mensual. A mí eso no puede parecerme bien, porque lapiceros y plumines forman parte de mi caja de herramientas y sin ellos no puedo desempeñar mi humildérrima labor como se espera de un hombre cabal. Ercilio le ha dicho que no debe someterse a la tiranía del mercado, pero no sé qué ha querido decir con eso, y Amalio ha añadido que la lucha de clases aún se mantiene en pie, aunque creo que es algo que dicen siempre los del Sindicato de Oficinistas cuando se reúnen en el bar de la glorieta. Imeldo ha comentado después en el cafetín de Tadeo que la solución está en hacer la letra más pequeña para gastar menos lápices, y yo no sé qué pensar, porque a veces no entiendo las cosas y me desorientan estas trifulcas abracadabrantes que a nada conducen y todo provocan. Voy a regar el geranio.

Capítulo anterior
«Ocurrencias de personas majaretas»
Capítulo siguiente
«Todos formamos un todo»

Inicio
Diario de un hombre ridículo

© Fran Vega, 2016

Y es que yo a veces no entiendo las cosas

DIARIO DE UN HOMBRE RIDÍCULO

Y es que yo a veces no entiendo las cosas
· Diario de un hombre ridículo, 1 ·
Fran Vega
Y es que yo a veces no entiendo las cosas

Ayer hicimos holganza en la oficina, lo que significa que tuvimos una jornada de huelga causada por la tardía renovación de formularios y lapiceros. Dice Carmencita, la de Contaduría, que el jefe fue a trabajar sin corbata, porque era un día reivindicativo, y que por el cuello desabrochado de la camisa se le veía la medallita de la Virgen de la Alameda, de la que él es muy devoto. Por la tarde lo comenté con mis amistades del cafetín de Tadeo y a todos nos hizo mucha gracia, sobre todo a Ginés, que es la monda. En el parte de la radio dijeron que había habido muchos huelguistas y algunos mamporros en las calles, pero no estoy seguro de los motivos. Y esta mañana el jefe ha venido, con corbata, a decirnos que ya veremos qué ocurre con la paga extraordinaria del año pasado, que andan mal las cosas y que todos tenemos que remar en la misma dirección. O algo así. No he comprendido bien la relación entre remar y no cobrar, aunque dice Amalio, el del Sindicato de Oficinistas, que todo forma parte de la misma lucha de clases. Y es que yo a veces no entiendo las cosas.

Capítulo siguiente
«La gente presta demasiada atención a los asuntos»

© Fran Vega, 2016