Teniendo tan principal amo en vuestra merced

Teniendo tan principal amo en vuestra merced · Fotografía: Dorothea Lange
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 68 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
Teniendo tan principal amo en vuestra merced
Fotografía: Dorothea Lange

De esa manera —replicó Sancho Panza—, si yo fuese rey por algún milagro de los que vuestra merced dice, por lo menos Juana Gutiérrez,1 mi oíslo,2 vendría a ser reina, y mis hijos infantes.
—Pues ¿quién lo duda? —respondió don Quijote.
—Yo lo dudo —replicó Sancho Panza—, porque tengo para mí que, aunque lloviese Dios reinos sobre la tierra, ninguno asentaría bien sobre la cabeza de Mari Gutiérrez. Sepa, señor, que no vale dos maravedís3 para reina; condesa le caerá mejor, y aun Dios y ayuda.4
—Encomiéndalo tú a Dios, Sancho —respondió don Quijote—, que Él dará lo que más le convenga; pero no apoques tu ánimo tanto, que te vengas a contentar con menos que con ser adelantado.5
—No haré, señor mío —respondió Sancho—, y más teniendo tan principal amo en vuestra merced, que me sabrá dar todo aquello que me esté bien y yo pueda llevar.

1 Juana Gutiérrez: nombre de la mujer de Sancho Panza, que unas líneas después es mencionada como Mari Gutiérrez y, más adelante, como Juana Panza. El autor salva estos equívocos en la segunda parte de la obra, cuando le da el nombre definitivo de Teresa Panza.
2 oíslo: persona querida y de confianza, principalmente la mujer respecto del marido.
3 maravedí: moneda antigua castellana, utilizada entre los siglos XII y XIX, empleada también como unidad de cuenta. En la época de Cervantes, 34 maravedíes equivalían a 1 real de plata y 16 reales de plata equivalían a 1 escudo de oro.
4 Dios y ayuda: expresión para encarecer la dificultad que algo entraña.
5 adelantado: antiguamente, gobernador con plenos poderes en un territorio recién conquistado o fronterizo. Si bien en el siglo XVII no era más que un título honorífico, Cervantes mantiene con el término las antiguas atribuciones descritas en los romances.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Acertó a tomar la misma derrota que la vez primera»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Acertó a tomar la misma derrota que la vez primera

Acertó a tomar la misma derrota que la vez primera · Fotografía: Bernd Walz
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 67 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
Acertó a tomar la misma derrota que la vez primera
Fotografía: Bernd Walz

Iba Sancho Panza sobre su jumento como un patriarca, con sus alforjas y su bota, y con mucho deseo de verse ya gobernador de la ínsula1 que su amo le había prometido. Acertó don Quijote a tomar la misma derrota2 y camino que el que él había tomado en su primer viaje, que fue por el campo de Montiel,3 por el cual caminaba con menos pesadumbre que la vez pasada, porque por ser la hora de la mañana y herirles a soslayo4 los rayos del sol no les fatigaban. Dijo en esto Sancho Panza a su amo:
—Mire vuestra merced, señor caballero andante, que no se le olvide lo que de la ínsula me tiene prometido, que yo la sabré gobernar por grande que sea.
A lo cual le respondió don Quijote:
—Has de saber, amigo Sancho Panza, que fue costumbre muy usada de los caballeros andantes antiguos hacer gobernadores a sus escuderos de las ínsulas o reinos que ganaban, y yo tengo determinado de que por mí no falte tan agradecida usanza, antes pienso aventajarme en ella; porque ellos algunas veces, y quizá las más, esperaban a que sus escuderos fuesen viejos, y ya, después de hartos de seguir y de llevar malos días y peores noches, les daban algún título de conde, o por lo mucho de marqués, de algún valle o provincia de poco más a menos; pero si tú vives y yo vivo, bien podría ser que antes de seis días ganase yo tal reino, que tuviese otros a él adherentes que viniesen de molde5 para coronarte por rey de uno de ellos. Y no lo tengas a mucho, que cosas y casos acontecen a los tales caballeros por modos tan nunca vistos ni pensados, que con facilidad te podría dar aún más de lo que te prometo.

Cartografía del Quijote · Que comprende los parages por donde anduvo Don Quixote
Cartografía del Quijote
Que comprende los parages por donde anduvo Don Quixote

1 ínsula: forma culta de «isla» que aparece en los libros de caballerías.
2 derrota: rumbo, camino, derrotero.
3 campo de Montiel: zona geográfica de la Mancha, ubicada entre las actuales provincias de Ciudad Real y Albacete, que don Quijote recorre también en su primera salida.
4 soslayo: a soslayo o de soslayo, oblicuamente, de lado.
5 venir de molde: ser adecuado.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«No los hallarían aunque los buscasen»
Capítulo siguiente
«Teniendo tan principal amo en vuestra merced»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

No los hallarían aunque los buscasen

No los hallarían aunque los buscasen · Fotografía: Aleksandr Smirnov
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 66 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
No los hallarían aunque los buscasen
Fotografía: Aleksandr Smirnov

Dio luego don Quijote orden en buscar dineros, y, vendiendo una cosa y empeñando otra y malbaratándolas todas, llegó una razonable cantidad. Acomodóse asimismo de una rodela1 que pidió prestada a un su amigo, y, pertrechando su rota celada2 lo mejor que pudo, avisó a su escudero Sancho del día y la hora que pensaba ponerse en camino, para que él se acomodase de lo que viese que más le era menester. Sobre todo, le encargó que llevase alforjas. Él dijo que sí llevaría y que asimismo pensaba llevar un asno que tenía muy bueno, porque él no estaba duecho a andar mucho a pie. En lo del asno reparó un poco don Quijote, imaginando si se le acordaba si algún caballero andante había traído escudero caballero asnalmente, pero nunca le vino alguno a la memoria; mas, con todo esto, determinó que le llevase, con presupuesto de acomodarle de más honrada caballería en habiendo ocasión para ello, quitándole el caballo al primer descortés caballero que topase. Proveyóse de camisas y de las demás cosas que él pudo, conforme al consejo que el ventero3 le había dado; todo lo cual hecho y cumplido, sin despedirse Panza de sus hijos y mujer, ni don Quijote de su ama y sobrina, una noche se salieron del lugar sin que persona los viese, en la cual caminaron tanto, que al amanecer se tuvieron por seguros de que no los hallarían aunque los buscasen.

1 rodela: escudo redondo y delgado que, embrazado en el brazo izquierdo, cubría el pecho al que se servía de él peleando con espada «a la romana», es decir, de pie.
2 celada: pieza de la armadura destinada a proteger la cabeza; la celada de encaje tenía en la base una pieza o falda que se encajaba en la coraza.
3 ventero: el autor se refiere al encuentro entre don Quijote y el ventero narrado en el capítulo III.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Hombre de bien, mas de poca sal en la mollera»
Capítulo siguiente
«Acertó a tomar la misma derrota que la vez primera»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Agarré una piedra y descalabrele

Agarré una piedra y descalebrele · Fotografía: Marion P. Wolcott
· Historia de la vida del Buscón, 7 ·
Francisco de Quevedo, 1626
Libro Primero, Capítulo II
«De cómo fue a la escuela y lo que en ella le sucedió»
Agarré una piedra y descalabrele
Fotografía: Marion P. Wolcott

Unos me llamaban don Navaja, otros don Ventosa;1 cuál decía, por disculpar la invidia, que me quería mal porque mi madre le había chupado dos hermanitas pequeñas de noche;2 otro decía que a mi padre le habían llevado a su casa para que la limpiase de ratones (por llamarle gato).3 Unos me decían «zape» cuando pasaba, y otros «miz». Cuál decía:
—Yo la tiré dos berenjenas a su madre cuando fue obispa.4
Al fin, con todo cuanto andaban royéndome los zancajos,5 nunca me faltaron, gloria a Dios. Y aunque yo me corría,6 disimulaba. Todo lo sufría, hasta que un día un muchacho se atrevió a decirme a voces hijo de una puta y hechicera; lo cual, como me lo dijo tan claro (que aun si lo dijera turbio no me diera por entendido), agarré una piedra y descalabrele. Fuime a mi madre corriendo que me escondiese; contela el caso; díjome:
—Muy bien hiciste: bien muestras quién eres; sólo anduviste errado en no preguntarle quién se lo dijo.

1 ventosa: vaso de vidrio que se calentaba para determinadas curas y que era propio de los barberos, aunque el término se usa aquí también como sinónimo de ladrón, pues chupa los dineros.
2 había chupado: se decía en la época que las brujas chupaban la sangre de los niños.
3 gato: en el lenguaje de germanía, gato era sinónimo de ladrón, por lo que le llaman con las mismas palabras que a los gatos.
4 obispa: las alcahuetas eran castigadas con un gorro llamado «coroza», parecido a la mitra de un obispo, que debían llevar puesto mientras paseaban por las calles y las gentes les tiraban hortalizas.
5 roer los zancajos: murmurar.
6 correrse: ofenderse por alguna cosa, pero también avergonzarse por otra.
→ Diccionario del Buscón

Capítulo anterior
«Les parecía demasiado punto el mío»
Capítulo siguiente
«Que me dijese si era hijo de mi padre»

Inicio
Historia de la vida del Buscón

Hombre de bien, mas de poca sal en la mollera

Hombre de bien. mas de poca sal en la mollera · Fotografía: Einar Erici
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 65 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
Hombre de bien, mas de poca sal en la mollera
Fotografía: Einar Erici

Es, pues, el caso que él estuvo quince días en casa muy sosegado, sin dar muestras de querer segundar sus primeros devaneos; en los cuales días pasó graciosísimos cuentos1 con sus dos compadres el cura y el barbero, sobre que él decía que la cosa de que más necesidad tenía en el mundo era de caballeros andantes y de que en él se resucitase la caballería andantesca. El cura algunas veces le contradecía y otras concedía, porque si no guardaba este artificio no había poder averiguarse con él.2
En este tiempo solicitó don Quijote a un labrador vecino suyo, hombre de bien —si es que este título se puede dar al que es pobre—, pero de muy poca sal en la mollera. En resolución, tanto le dijo, tanto le persuadió y prometió, que el pobre villano se determinó de salirse con él y servirle de escudero.3 Decíale entre otras cosas don Quijote que se dispusiese a ir con él de buena gana, porque tal vez le podía suceder aventura que ganase, en quítame allá esas pajas, alguna ínsula,4 y le dejase a él por gobernador5 de ella. Con estas promesas y otras tales, Sancho Panza,6 que así se llamaba el labrador, dejó su mujer y hijos y asentó por escudero de su vecino.

1 pasó graciosísimos cuentos: tuvo conversaciones divertidas o entretenidas.
2 averiguarse con él: hacerle entrar en razón.
3 escudero: «El hidalgo que lleva el escudo al caballero, en tanto que no pelea con él. En la paz, los escuderos sirven a los grandes señores, de acompañar delante de sus personas, asistir en la antecámara y sala; otros están en sus casas, y llevan acostamiento de los señores, acudiendo a sus obligaciones militares o cortesanas a tiempos ciertos; los que tienen alguna pasada (es decir aquellos con mayores fortunas) huelgan más de estar en sus casas que de servir, por lo poco que medran y lo mucho que les ocupan», Tesoro de la Lengua (1611).
4 ínsula: forma culta de «isla» que aparece en los libros de caballerías.
5 gobernador: delegado del rey con funciones gubernativas y militares.
6 Sancho Panza: primera aparición del escudero de don Quijote, ya mencionado al final del prólogo: «Quiero que me agradezcas el conocimiento que tendrás del famoso Sancho Panza, su escudero, en quien, a mi parecer, te doy cifradas todas las gracias escuderiles que en la caterva de los libros vanos de caballerías están esparcidas».
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Y vieron que se le encendía la cólera»
Capítulo siguiente
«No los hallarían aunque los buscasen»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Les parecía demasiado punto el mío

Les parecía demasiado punto el mío · Fotografía: Robert Doisneau
· Historia de la vida del Buscón, 6 ·
Francisco de Quevedo, 1626
Libro Primero, Capítulo II
«De cómo fue a la escuela y lo que en ella le sucedió»
Les parecía demasiado punto el mío
Fotografía: Robert Doisneau

A otro día ya estaba comprada la cartilla y hablado el maestro. Fui, señora,1 a la escuela; recibiome muy alegre, diciendo que tenía cara de hombre agudo y de buen entendimiento. Yo, con esto, por no desmentirle, di muy bien la lición2 aquella mañana. Sentábame el maestro junto a sí, ganaba la palmatoria3 los más días por venir antes, y íbame el postrero por hacer algunos recados a la señora, que así llamábamos la mujer del maestro. Teníalos a todos con semejantes caricias obligados; favorecíanme demasiado y con esto creció la envidia en los demás niños. Llegábame de todos a los hijos de caballeros y personas principales, y particularmente a un hijo de don Alonso Coronel de Zúñiga, con el cual juntaba meriendas. Íbame a su casa a jugar los días de fiesta, y acompañábale cada día. Los otros, u que porque no les hablaba u que porque les parecía demasiado punto4 el mío, siempre andaban poniéndome nombres tocantes al oficio de mi padre.

1 señora: el capítulo I de El Buscón comienza con «Yo, señor…», por lo que dirigirse en este a una interlocutora podría resultar extraño si no fuera porque el propio autor utilizó tanto el masculino como el femenino en las cuatro versiones distintas que escribió de su obra.
2 lición: lección.
3 palmatoria: tablita con correas que el alumno más madrugador podía usar para castigar a sus propios compañeros.
4 punto: presunción, orgullo.
→ Diccionario del Buscón

Capítulo anterior
«Yo quería aprender virtud»
Capítulo siguiente
«Agarré una piedra y descalabrele»

Inicio
Historia de la vida del Buscón

Y vieron que se le encendía la cólera

Y vieron que se le encendía la cólera · Fotografía: Robert Doisneau
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 64 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
Y vieron que se le encendía la cólera
Fotografía: Robert Doisneau

No era diablo —replicó la sobrina—, sino un encantador que vino sobre una nube una noche, después del día que vuestra merced de aquí se partió, y apeándose de una sierpe en que venía caballero, entró en el aposento, y no sé lo que se hizo dentro, que a cabo de poca pieza salió volando por el tejado y dejó la casa llena de humo; y cuando acordamos a mirar lo que dejaba hecho, no vimos libro ni aposento alguno: sólo se nos acuerda muy bien a mí y al ama que al tiempo del partirse aquel mal viejo dijo en altas voces que, por enemistad secreta que tenía al dueño de aquellos libros y aposento dejaba hecho el daño en aquella casa que después se vería. Dijo también que se llamaba «el sabio Muñatón».1
Frestón2 diría —dijo don Quijote.
—No sé —respondió el ama— si se llamaba «Frestón» o «Fritón», sólo sé que acabó en tón su nombre.
—Así es —dijo don Quijote—; que ese es un sabio encantador, grande enemigo mío, que me tiene ojeriza, porque sabe por sus artes y letras que tengo de venir, andando los tiempos, a pelear en singular batalla con un caballero a quien él favorece y le tengo de vencer sin que él lo pueda estorbar, y por esto procura hacerme todos los sinsabores que puede; y mándole yo que mal podrá él contradecir ni evitar lo que por el cielo está ordenado.
—¿Quién duda de eso? —dijo la sobrina—. Pero ¿quién le mete a vuestra merced, señor tío, en esas pendencias? ¿No será mejor estarse pacífico en su casa, y no irse por el mundo a buscar pan de trastrigo,3 sin considerar que muchos van por lana y vuelven trasquilados?
—¡Oh sobrina mía —respondió don Quijote—, y cuán mal que estás en la cuenta! Primero que a mí me trasquilen tendré peladas y quitadas las barbas a cuantos imaginaren tocarme en la punta de un solo cabello.
No quisieron las dos replicarle más, porque vieron que se le encendía la cólera.

1 muñatón: nombre que designaba al profesional de la hechicería contigua a la alcahuetería.
2 Frestón: personaje que residía en la Selva de la Muerte y al que se atribuía la autoría del Belianís de Grecia, cuyo nombre ama y sobrina confunden con Muñatón, Frestón y Fritón.
3 buscar pan de trastrigo: pretender uno cosas fuera de tiempo o mezclarse en las que solo daños pueden ocasionarle.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Todo se lo llevó el mismo diablo»
Capítulo siguiente
«Hombre de bien, mas de poca sal en la mollera»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

«Tu rostro mañana», de Javier Marías

«Tu rostro mañana», de Javier Marías · Francesco Romoli
· Biblioteca del Bósforo ·
Javier Marías
«Tu rostro mañana (Veneno y sombra y adiós)», 2007
Alfaguara Ediciones. Madrid, 2007
Fotografía: Francesco Romoli

Para qué hizo esto, dirán de ti, para qué tanta zozobra y la aceleración de su pulso, para qué aquel movimiento, y aquel vuelco; y de mí dirán: por qué habló o calló y guardó tantas ausencias, para qué aquel vértigo, tantas las dudas y tal tormento, para qué dio aquellos y tantos pasos. Y de los dos dirán: por qué se enfrentaron y para qué tanto esfuerzo, para qué guerrearon en lugar de mirar y de quedarse quietos, por qué no supieron verse o seguirse viendo, y a qué tanto sueño y aquel rasguño, mi dolor, mi palabra, tu fiebre, nuestro veneno y la sombra, y tantas las dudas, y tal tormento.

Título anterior
«Berlin Alexanderplatz, de Alfred Döblin»
Título siguiente
«Invictus, de William Ernest Henley»

Todo se lo llevó el mismo diablo

Todo se lo llevó el mismo diablo
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 63 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
Todo se lo llevó el mismo diablo

Aquella noche quemó y abrasó el ama cuantos libros había en el corral y en toda la casa, y tales debieron de arder que merecían guardarse en perpetuos archivos; mas no lo permitió su suerte y la pereza del escrutiñador, y así se cumplió el refrán en ellos de que pagan a las veces justos por pecadores.
Uno de los remedios que el cura y el barbero dieron por entonces para el mal de su amigo fue que le murasen y tapiasen el aposento de los libros, porque cuando se levantase, no los hallase —quizá quitando la causa cesaría el efecto—, y que dijesen que un encantador se los había llevado, y el aposento y todo; y así fue hecho con mucha presteza.
De allí a dos días se levantó don Quijote, y lo primero que hizo fue ir a ver sus libros, y, como no hallaba el aposento donde le había dejado, andaba de una en otra parte buscándole. Llegaba adonde solía tener la puerta, y tentábala con las manos, y volvía y revolvía los ojos por todo, sin decir palabra; pero al cabo de una buena pieza preguntó a su ama que hacia qué parte estaba el aposento de sus libros. El ama, que ya estaba bien advertida de lo que había de responder, le dijo:
—¿Qué aposento o qué nada busca vuestra merced? Ya no hay aposento ni libros en esta casa, porque todo se lo llevó el mismo diablo.

Capítulo anterior
«Quédese lo del vengarme a mi cargo»
Capítulo siguiente
«Y vieron que se le encendía la cólera»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Virgos como soles

Virgos como soles · Fotografía: Cristina García Rodero
· Historia de la vida del Buscón, 3 ·
Francisco de Quevedo, 1626
Libro Primero, Capítulo I
«En que cuenta quién es el Buscón»
Virgos como soles
Fotografía: Cristina García Rodero

Mi madre, pues, ¡no tuvo calamidades! Un día, alabándomela una vieja que me crió, decía que era tal su agrado que hechizaba a cuantos la trataban. Y decía, no sin sentimiento:
—En su tiempo, hijo, eran los virgos como soles, unos amanecidos y otros puestos, y los más en un día mismo amanecidos y puestos.1
Hubo fama que reedificaba doncellas, resuscitaba cabellos encubriendo canas, empreñaba piernas con pantorrillas postizas. Y con no tratarla nadie que se le cubriese pelo, solas las calvas se la cubría, porque hacía cabelleras; poblaba quijadas con dientes; al fin vivía de adornar hombres y era remendona de cuerpos. Unos la llamaban zurcidora de gustos, otros, algebrista2 de voluntades desconcertadas; otros, juntona; cuál la llamaba enflautadora de miembros y cuál tejedora de carnes y, por mal nombre, alcagüeta.3 Para unos era tercera, primera para otros y flux4 para los dineros de todos. Ver, pues, con la cara de risa que ella oía esto de todos era para dar mil gracias a Dios.

1 amanecidos y puestos: como buena alcahueta, la madre del protagonista recomponía los virgos perdidos para que las mujeres pudieran pasar por vírgenes.
2 algebrista: que recompone los huesos desencajados.
3 alcagüeta: alcahueta, persona que concierta, encubre o facilita una relación amorosa, generalmente ilícita. Recuérdese la ocupación de la protagonista de La Celestina, escrita por Fernando de Rojas a finales del siglo XV.
4 tercera, primera, flux: términos de un juego de naipes, por lo que sería tercera o alcahueta y primera en su oficio; flux es la baza ganadora con la que un jugador se lleva el dinero apostado.
→ Diccionario del Buscón

Capítulo anterior
«Le estaba de perlas lo colorado»
Capítulo siguiente
«Quien no hurta en el mundo, no vive»

Inicio
Historia de la vida del Buscón

Quédese lo del vengarme a mi cargo

Quédese lo del vengarme a mi cargo · Fotografía: Russell Lee
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 62 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
Quédese lo del vengarme a mi cargo
Fotografía: Russell Lee

Estando en esto, comenzó a dar voces don Quijote, diciendo:
—¡Aquí, aquí, valerosos caballeros, aquí es menester mostrar la fuerza de vuestros valerosos brazos, que los cortesanos llevan lo mejor del torneo!
Por acudir a este ruido y estruendo, no se pasó adelante con el escrutinio de los demás libros que quedaban, y así se cree que fueron al fuego, sin ser vistos ni oídos, La Carolea1 y León de España,2 con los hechos del Emperador, compuestos por don Luis de Ávila,3 que sin duda debían de estar entre los que quedaban, y quizá si el cura los viera no pasaran por tan rigurosa sentencia.
Cuando llegaron a don Quijote, ya él estaba levantado de la cama, y proseguía en sus voces y en sus desatinos, dando cuchilladas y reveses a todas partes, estando tan despierto como si nunca hubiera dormido. Abrazáronse con él y por fuerza le volvieron al lecho; y después que hubo sosegado un poco, volviéndose a hablar con el cura le dijo:
—Por cierto, señor arzobispo Turpín, que es gran mengua de los que nos llamamos Doce Pares4 dejar tan sin más ni más llevar la victoria de este torneo a los caballeros cortesanos, habiendo nosotros los aventureros ganado el prez5 en los tres días antecedentes.
—Calle vuestra merced, señor compadre —dijo el cura—, que Dios será servido que la suerte se mude y que lo que hoy se pierde se gane mañana; y atienda vuestra merced a su salud por ahora, que me parece que debe de estar demasiadamente cansado, si ya no es que está malherido.
—Ferido, no —dijo don Quijote—, pero molido y quebrantado, no hay duda en ello, porque aquel bastardo de don Roldán6 me ha molido a palos con el tronco de una encina, y todo de envidia, porque ve que yo solo soy el opuesto de sus valentías. Mas no me llamaría yo Reinaldos de Montalbán7 si, en levantándome de este lecho no me lo pagare, a pesar de todos sus encantamentos;8 y por ahora tráiganme de yantar,9 que sé que es lo que más me hará al caso, y quédese lo del vengarme a mi cargo.
Hiciéronlo así: diéronle de comer, y quedose otra vez dormido, y ellos, admirados de su locura.

1 La Carolea: poema épico de Jerónimo Sempere, aparecido en Valencia en 1560, que narra la guerra del emperador Carlos V frente a los protestantes alemanes.
2 León de España: historia del reinado de Carlos V escrita por Pedro de la Vecilla e impresa en Salamanca en 1586.
3 Luis de Ávila y Zúñiga: militar extremeño (1504-1573) que acompañó a Carlos V en varias campañas frente a los protestantes y permaneció junto a él hasta su muerte.
4 Doce Pares de Francia: caballeros feudales al servicio de la corona francesa, entre los que se encontraba el arzobispo Turpín.
5 prez: honor, estima o consideración que se adquiere o gana con una acción gloriosa y que simboliza el premio que los jueces de campo daban a los vencedores de un torneo.
6 Roldán: caballero al servicio de Carlomagno que murió en 778 durante la batalla de Roncesvalles y cuya figura protagoniza numerosos romances y cantares de la Edad Media, como el Cantar de Roldán (La Chanson de Roland), poema épico de finales del siglo XI.
7 Reinaldos de Montalbán: caballero perteneciente a los Doce Pares de Francia y uno de los preferidos de don Quijote.
8 encantamento: forma en desuso de «encantamiento».
9 yantar: arcaísmo por «comer».
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Es grande amigo mío ese Cervantes»
Capítulo siguiente
«Todo se lo llevó el mismo diablo»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Es grande amigo mío ese Cervantes

Es grande amigo mío ese Cervantes · Fotografía: Carl Mydans
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 61 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VI
«Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero
hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo»
Es grande amigo mío ese Cervantes
Fotografía: Carl Mydans

Este es —siguió el barbero— el Cancionero de López Maldonado.1
—También el autor de ese libro —replicó el cura— es grande amigo mío, y sus versos en su boca admiran a quien los oye, y tal es la suavidad de la voz con que los canta, que encanta. Algo largo es en las églogas, pero nunca lo bueno fue mucho; guárdese con los escogidos. Pero ¿qué libro es ese que está junto a él?
La Galatea,2 de Miguel de Cervantes —dijo el barbero.
—Muchos años ha que es grande amigo mío ese Cervantes, y sé que es más versado en desdichas que en versos. Su libro tiene algo de buena invención; propone algo, y no concluye nada. Es menester esperar la segunda parte que promete; quizá con la enmienda alcanzará del todo la misericordia que ahora se le niega; y entre tanto que esto se ve, tenedle recluso en vuestra posada, señor compadre.
—Que me place —respondió el barbero—. Y aquí vienen tres todos juntos: La Araucana de don Alonso de Ercilla,3 La Austriada de Juan Rufo,4 jurado de Córdoba, y El Monserrate de Cristóbal de Virués,5 poeta valenciano.
—Todos esos tres libros —dijo el cura— son los mejores que en verso heroico6 en lengua castellana están escritos, y pueden competir con los más famosos de Italia; guárdense como las más ricas prendas de poesía que tiene España.
Cansose el cura de ver más libros, y así, a carga cerrada,7 quiso que todos los demás se quemasen; pero ya tenía abierto uno el barbero, que se llamaba Las Lágrimas de Angélica.8
—Lloráralas yo —dijo el cura, en oyendo el nombre— si tal libro hubiera mandado quemar, porque su autor fue uno de los famosos poetas del mundo, no sólo de España, y fue felicísimo en la traducción de algunas fábulas de Ovidio.9

1 López Maldonado, Gabriel: poeta toledano fallecido en 1615, miembro de la Academia de los Nocturnos de Valencia y autor de El Cancionero, publicado en Madrid en 1586, que recoge dos composiciones poéticas de Cervantes.
2 La Galatea: novela de Miguel de Cervantes publicada en 1585 en Alcalá de Henares con el título de Primera parte de La Galatea, dividida en seis libros. El autor habla de sí mismo al citar «la segunda parte que promete», pues Cervantes nunca llegó a escribirla.
3 Alonso de Ercilla: poeta y soldado madrileño (1533-1594), autor de La Araucana (1569-1589), poema épico que relata la primera fase de la guerra de Arauco entre conquistadores españoles y mapuches o araucanos.
4 Juan Rufo: escritor y soldado cordobés (1547-1620), autor de La Austriada (1584), obra épica sobre las hazañas de Juan de Austria y la victoria en la batalla de Lepanto, en la que participó el propio Cervantes.
5 Cristóbal de Virués: dramaturgo y poeta valenciano (1550-1614), autor de El Monserrate (1587), poema épico que narra la construcción del monasterio de Montserrat.
6 verso heroico: octava rima en endecasílabos, que era la forma habitual del poema épico culto.
7 a carga cerrada: a bulto, sin examinar.
8 Las lágrimas de Angélica: continuación del episodio de Angélica y Medoro incluido en Orlando furioso, de Ludovico Ariosto, escrita por el poeta cordobés Luis Barahona de Soto (1548-1595) y publicada en Granada en 1586 con el título Primera parte de la Angélica. Con esta mención termina la descripción de la biblioteca de don Quijote incluida en el capítulo VI, si bien al comienzo del VII se citan dos títulos más.
9 Ovidio: poeta romano (43 a. C.-17 d. C.), autor de Arte de amar, Las Metamorfosis y Medea.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Que este libro se escarde y limpie»
Capítulo siguiente
«Quédese lo del vengarme a mi cargo»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

«Berlin Alexanderplatz», de Alfred Döblin

«Berlin Alexanderplatz», de Alfred Döblin · Fotografía: Philip McKay
· Biblioteca del Bósforo ·
Alfred Döblin
«Berlin Alexanderplatz», 1930
Traducción: Miguel Sáenz
Ediciones Cátedra. Madrid, 2002
Fotografía: Philip McKay

Había jurado al mundo entero y se había jurado a sí mismo ser honrado. Y mientras tuvo dinero fue honrado. Luego, sin embargo, se le acabó el dinero, momento que había estado esperando para demostrar de una vez a todos qué es un hombre.

Título anterior
«Viaje de invierno: Buenas noches, de Wilhelm Müller»
Título siguiente
«Tu rostro mañana, de Javier Marías»

Que este libro se escarde y limpie

Que este libro se escarde y limpie
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 60 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VI
«Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero
hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo»
Que este libro se escarde y limpie

Este que se sigue —dijo el barbero—, es La Diana, llamada segunda, del Salmantino,1 y este, otro que tiene el mismo nombre, cuyo autor es Gil Polo.2
—Pues la del Salmantino —respondió el cura— acompañe y acreciente el número de los condenados al corral, y la de Gil Polo se guarde como si fuera del mismo Apolo;3 y pase adelante, señor compadre, y démonos prisa, que se va haciendo tarde.
—Este libro es —dijo el barbero abriendo otro— Los diez libros de Fortuna de amor, compuestos por Antonio de Lofraso,4 poeta sardo.
—Por las órdenes que recibí —dijo el cura—, que desde que Apolo fue Apolo y las musas musas, y los poetas poetas, tan gracioso ni tan disparatado libro como ese no se ha compuesto, y que, por su camino, es el mejor y el más único de cuantos de este género han salido a la luz del mundo, y el que no le ha leído puede hacer cuenta que no ha leído jamás cosa de gusto. Dádmele acá, compadre, que precio más haberle hallado que si me dieran una sotana de raja de Florencia.5
Púsole aparte con grandísimo gusto, y el barbero prosiguió diciendo:
—Estos que se siguen son: El pastor de Iberia,6 Ninfas de Henares7 y Desengaños de celos.8
—Pues no hay más que hacer —dijo el cura—, sino entregarlos al brazo seglar9 del ama, y no se me pregunte el porqué, que sería nunca acabar.
—Este que viene es El pastor de Fílida.10
—No es ese pastor —dijo el cura—, sino muy discreto cortesano; guárdese como joya preciosa.
—Este grande que aquí viene se intitula —dijo el barbero— Tesoro de varias poesías.11
—Como ellas no fueran tantas —dijo el cura—, fueran más estimadas; menester es que este libro se escarde y limpie de algunas bajezas que entre sus grandezas tiene; guárdese, porque su autor es amigo mío, y por respeto de otras más heroicas y levantadas obras que ha escrito.

1 Salmantino: Alonso Pérez, médico natural de Salamanca y autor de Segunda parte de la Diana, publicada en 1563.
2 Gil Polo: Gaspar Gil Polo (1530-1584), escritor valenciano autor de La Diana enamorada, publicada en 1564.
3 Apolo: en la mitología greco-romana, dios del sol y de la música, inventor de la poesía y jefe de las musas. Hijo de Zeus y Leto y hermano gemelo de Artemisa.
4 Antonio de Lofraso: poeta sardo (h. 1540-1600), autor de la obra pastoril Los diez libros de Fortuna de Amor, publicada en Barcelona en 1573.
5 raja de Florencia: paño muy costoso, de lana fina, que comenzó a usarse en Florencia en el siglo XVI.
6 El pastor de Iberia: novela pastoril del escritor español Bernardo de la Vega (1560-1625) publicada en Sevilla en 1591.
7 Ninfas y pastores del Henares: novela pastoril publicada en Alcalá en 1587 y escrita por Bernardo González de Bobadilla.
8 Desengaño de celos: novela pastoril escrita por Bartolomé López de Enciso y publicada en Madrid en 1586.
9 brazo seglar: el Tribunal de la Inquisición entregaba sus condenados a la justicia criminal —el brazo seglar de la sociedad, frente al eclesiástico— para que se ejecutase la sentencia.
10 El pastor de Fílida: novela pastoril escrita por Luis Gálvez de Montalvo (1549-1591) y publicada en Madrid en 1582.
11 Tesoro de varias poesías: recopilación poética debida a Pedro de Padilla (1540-1599) y aparecida en Madrid en 1580.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Habiendo sanado de la enfermedad caballeresca»
Capítulo siguiente
«Es grande amigo mío ese Cervantes»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Habiendo sanado de la enfermedad caballeresca

Habiendo sanado de la enfermedad caballeresca · Fotografía: Gilbert Garcin
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 59 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VI
«Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero
hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo»
Habiendo sanado de la enfermedad caballeresca

Fotografía: Gilbert Garcin

Así será —respondió el barbero—, pero ¿qué haremos de estos pequeños libros que quedan?
—Estos —dijo el cura—, no deben de ser de caballerías, sino de poesía.
Y, abriendo uno, vio que era La Diana de Jorge de Montemayor,1 y dijo, creyendo que todos los demás eran del mismo género:
—Estos no merecen ser quemados, como los demás, porque no hacen ni harán el daño que los de caballerías han hecho, que son libros de entendimiento, sin perjuicio de tercero.
—¡Ay, señor! —dijo la sobrina—, bien los puede vuestra merced mandar quemar como a los demás, porque no sería mucho que, habiendo sanado mi señor tío de la enfermedad caballeresca, leyendo estos se le antojase de hacerse pastor y andarse por los bosques y prados cantando y tañendo, y, lo que sería peor, hacerse poeta, que, según dicen, es enfermedad incurable y pegadiza.
—Verdad dice esta doncella —dijo el cura—, y será bien quitarle a nuestro amigo este tropiezo y ocasión delante. Y pues comenzamos por La Diana de Montemayor, soy de parecer que no se queme, sino que se le quite todo aquello que trata de la sabia Felicia2 y de la agua encantada, y casi todos los versos mayores, y quédesele enhorabuena la prosa y la honra de ser primero en semejantes libros.

1 Jorge de Montemayor: escritor portugués en lengua castellana (h. 1520-1561), autor de Los siete libros de la Diana, considerada la primera novela pastoril.
2 Felicia: personaje de Los siete libros de la Diana, de Jorge de Montemayor.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Llevadle a casa y leedle»
Capítulo siguiente
«Que este libro se escarde y limpie»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha