De ellos se propagaron las naciones sobre la tierra

De ellos se propagaron las naciones sobre la tierra · Fotografía: Ric Parkin
· Génesis, 31 ·
Los hijos de Noé, 10:1-32
De ellos se propagaron las naciones sobre la tierra

Fotografía: Ric Parkin

Estas son las generaciones de Sem, Cam y Jafet, hijos de Noé, a quienes les nacieron hijos después del diluvio. Los hijos de Jafet fueron Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras. Los descendientes de Gomer fueron Askenaz, Rifat y Togarma. Y los hijos de Javán fueron Elisa, Tarsis, Quitim y Dodanim.1 De ellos se separaron los pueblos marítimos, cada uno conforme a su lengua, según sus familias y pueblos.
Los descendientes de Cam fueron Cus, Mizraim, Fut y Canaán. Los hijos de Cus fueron Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca, y los hijos de Raama fueron Seba y Dedán.2 Cus engendró también a Nimrod,3 que llegó a ser poderoso en la tierra y cazador delante del Señor. Las capitales de su reino fueron Babel, Erec, Acad y Calno, en territorio de Sinar. De aquella tierra salió hacia Asiria y edificó Nínive, Rejobot, Kalaj y Resén, esta última entre Nínive y Kalaj. Y Mizraim engendró a Ludim, Anamim, Lehabim, Naftuhim, Patrusim, Casluhim (patriarca de los filisteos) y Caftorim.4
Canaán engendró a Sidón, su primogénito, y a Het, y al jebuseo, al amorreo, al gergeseo, al heveo, al araceo, al sineo, al arvadeo, al zemareo y al hamateo.5 Y después las familias de los cananeos fueron esparcidas. El territorio de los cananeos se extendía desde Sidón, rumbo a Gerar, hasta Gaza; y rumbo a Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboim, hasta Lasa. Estos son los hijos de Cam, según sus familias, según sus lenguas, por sus tierras, por sus naciones.
También engendró hijos Sem, hermano mayor de Jafet y padre de los hebreos. Los hijos de Sem fueron Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram.6 Los hijos de Aram fueron Uz, Hul, Geter y Mas. Arfaxad engendró a Sala, y Sala engendró a Heber. Y a Heber le nacieron dos hijos: el nombre de uno fue Peleg,7 porque en sus días fue repartida la tierra, y el nombre de su hermano, Joctán. Joctán engendró a Almodad, Selef, Hazar-mavet, Jera, Adoram, Uzal, Dicla, Obal, Abimael, Seba, Ofir, Havila y Jobab; todos estos fueron hijos de Joctán.8 Y su territorio se extendía desde Mesa rumbo a Sefar, la región montañosa del oriente. Estos son los hijos de Sem, según sus familias, según sus lenguas, por sus tierras, conforme a sus naciones.
Estas son las familias de los hijos de Noé según sus genealogías, por sus naciones, y de ellos se propagaron las naciones sobre la tierra después del diluvio.

Cartografía del Génesis · La fundación de las naciones
Cartografía del Génesis
La fundación de las naciones

1 Descendientes de Noé por la línea de Jafet y patriarcas de los pueblos de la India.
2 Descendientes de Noé por la línea de Cam y patriarcas de los pueblos de la península arábiga.
3 Descendiente de Noé por la línea de Cam y patriarca de los babilonios.
4 Descendientes de Noé por la línea de Cam y patriarcas de los filisteos, establecidos al oeste de Judá, en la costa del Mar Superior (Mediterráneo).
5 Descendientes de Noé por la línea de Cam y patriarcas de los pueblos fenicios y cananeos, establecidos entre el río Jordán y la costa del Mar Superior (Mediterráneo).
6 Descendientes de Noé por la línea de Sem y patriarcas de los semitas, los elamitas, los asuritas y los arameos.
7 Descendientes de Noé por la línea de Sem y patriarcas de los ismaelitas, los edomitas, los moabitas y los amonitas.
8 Descendientes de Noé por la línea de Sem y patriarcas de los pueblos árabes.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Sea maldito y siervo de sus hermanos»
Capítulo siguiente
«Y por eso se llama Babel»
Anuncios

Sea maldito y siervo de sus hermanos

Sea maldito y siervo de sus hermanos · Fotografía: Ismail Tuncalp
· Génesis, 30 ·
Los hijos de Noé, 9:18-29
Sea maldito y siervo de sus hermanos

Fotografía: Ismail Tuncalp

Los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem,1 Cam2 y Jafet,3 y Cam fue el padre de Canaán.4 Estos fueron los tres hijos de Noé que se propagaron por toda la tierra. Noé, que era labrador, fue el primero que plantó una viña. Bebió el vino, se embriagó y se desnudó en medio de su tienda. Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre y se lo contó a sus dos hermanos. Entonces Sem y Jafet tomaron un manto, se lo echaron sobre los hombros y caminando de espaldas cubrieron la desnudez de su padre. Cuando Noé despertó de su embriaguez y se enteró de lo que había hecho su hijo menor, dijo:
—¡Maldito Canaán! Sea siervo de los siervos de sus hermanos.
Y añadió:
—¡Bendito sea el Señor, Dios de Sem! Canaán será su siervo. Engrandezca Dios a Jafet y habite en las tiendas de Sem. Y sea Canaán su siervo.
Noé vivió después del diluvio trescientos cincuenta años. Y a la edad de novecientos cincuenta murió.

1 Sem: hijo de Noé, hermano de Cam y Jafet, padre de Elam (patriarca de los elamitas), Asur (patriarca de los asuritas), Arfaxad (ascendiente de los pueblos de Arabia), Lud y Aram (patriarca de los arameos). Patriarca de los hebreos o semitas.
Cam: hijo de Noé, hermano de Sem y Jafet y padre de Cus (ascendiente de los babilonios), Mizraim (patriarca de los filisteos), Fut y Canaán (patriarca de los cananeos).
Jafet: hijo de Noé, hermano de Sem y Cam y padre de Gomer, Magog, Madai, Javán (patriarca de los pueblos de la India), Tubal, Mesec y Tiras.
Canaán: nieto de Noé, hijo de Cam, hermano de Nimrod, Cus, Mizraim y Fut y padre de Sidón y Het. Patriarca de los cananeos.
Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Esta es la señal de la alianza entre yo y vosotros»
Capítulo siguiente
«De ellos se propagaron las naciones sobre la tierra»

Esta es la señal de la alianza entre yo y vosotros

Esta es la señal de la alianza entre yo y vosotros · Fotografía: Paul Aparicio
· Génesis, 29 ·
Alianza de Dios con Noé, 9:8-17
Esta es la señal de la alianza entre yo y vosotros

Fotografía: Paul Aparicio

Entonces habló Dios a Noé y a sus hijos que estaban con él, diciendo:
—He aquí, yo establezco mi pacto con vosotros, y con vuestra descendencia después de vosotros, y con todo ser viviente que está con vosotros: aves, ganados y todos los animales de la tierra que están con vosotros; todos los que han salido del arca, todos los animales de la tierra. Yo establezco mi pacto con vosotros, y nunca más volverá a ser exterminada toda carne por las aguas del diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra.
Y dijo Dios:
—Esta es la señal del pacto que hago entre yo y vosotros y todo ser viviente que está con vosotros, por todas las generaciones: pongo mi arco en las nubes y será por señal del pacto entre yo y la tierra. Y acontecerá que cuando haga venir nubes sobre la tierra, se verá el arco en las nubes, y me acordaré de mi pacto que hay entre yo y vosotros y entre todo ser viviente de toda carne; y nunca más se convertirán las aguas en diluvio para destruir toda carne. Cuando el arco esté en las nubes, lo miraré para acordarme del pacto eterno entre Dios y todo ser viviente de toda carne que está sobre la tierra.
Y dijo Dios a Noé:
—Esta es la señal de la alianza que he establecido entre yo y toda carne que está sobre la tierra.

Capítulo anterior
«Sed fecundos y multiplicaos»
Capítulo siguiente
«Sea maldito y siervo de sus hermanos»

Sed fecundos y multiplicaos

Sed fecundos y multiplicaos · Fotografía: Pierre Pellegrin
· Génesis, 28 ·
Alianza de Dios con Noé, 9:1-7
Sed fecundos y multiplicaos

Fotografía: Pierre Pellegrini

Bendijo Dios a Noé y a sus hijos diciéndoles:
—Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra. Y el temor y el terror de vosotros estarán sobre todos los animales de la tierra, y sobre todas las aves del cielo, y en todo lo que se arrastra sobre el suelo, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados. Todo lo que se mueve y tiene vida os será para alimento: todo os lo doy como os di la hierba verde. Pero carne con su vida, es decir, con su sangre, no comeréis. Y ciertamente pediré cuenta de la sangre de vuestras vidas; de todo animal la demandaré. Y de todo hombre, del hermano de todo hombre demandaré la vida del hombre. El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque Dios hizo al hombre a su imagen. En cuanto a vosotros, sed fecundos y multiplicaos; poblad en abundancia la tierra y multiplicaos en ella.

Capítulo anterior
«Nunca más volveré a destruir todo»
Capítulo siguiente
«Esta es la señal de la alianza entre yo y vosotros»

Nunca más volveré a destruir todo

Nunca más volveré a destruir todo · Fotografía: Hengki Koentjoro
· Génesis, 27 ·
El diluvio, 8:17-22
Nunca más volveré a destruir todo

Fotografía: Hengki Koentjoro

Salió, pues, Noé, y con él sus hijos y su mujer y las mujeres de sus hijos. Y todas las bestias, todos los reptiles, todas las aves y todo lo que se mueve sobre la tierra, salieron del arca según sus familias. Y edificó Noé un altar al Señor, tomó animales y aves de toda especie pura y los ofreció en sacrificio sobre el altar. El Señor olió el aroma agradable y se dijo:
—Nunca más volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque la intención del corazón del hombre es mala desde su juventud; nunca más volveré a destruir todo ser viviente como lo he hecho. Mientras la tierra permanezca, la siembra y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, el día y la noche, nunca cesarán.

Capítulo anterior
«Que sean fecundos sobre la tierra»
Capítulo siguiente
«Sed fecundos y multiplicaos»

Que sean fecundos sobre la tierra

Que sean fecundos sobre la tierra · Fotografía: Hossein Zare
· Génesis, 26 ·
El diluvio, 8:13-17
Que sean fecundos sobre la tierra

Fotografía: Hossein Zare

Y aconteció que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, se secaron las aguas sobre la tierra. Noé abrió la ventana del arca, miró y vio que la superficie estaba seca. Y en el mes segundo, el día veintisiete del mes, estaba seca la tierra. Entonces habló Dios a Noé y dijo:
—Sal del arca tú, y contigo tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos. Saca contigo todo ser viviente de toda carne que está contigo: aves, ganados y todo reptil que se arrastra sobre la tierra, para que se reproduzcan en abundancia sobre la tierra, y sean fecundos y se multipliquen sobre la tierra.

Capítulo anterior
Con una hoja de olivo en el pico

Con una hoja de olivo en el pico

Con una hoja de olivo en el pico · Fotografía: Stratos Gazas
· Génesis, 25 ·
El diluvio, 8:5-12
Con una hoja de olivo en el pico
Fotografía: Stratos Gazas

Las aguas fueron decreciendo paulatinamente hasta el mes décimo; y el día primero del mes décimo, se vieron las cimas de los montes. Y aconteció que al cabo de cuarenta días, Noé abrió la ventana del arca que él había hecho, y envió un cuervo, que estuvo yendo y viniendo hasta que se secaron las aguas sobre la tierra. Después envió una paloma para ver si las aguas habían disminuido sobre la superficie de la tierra, pero la paloma no encontró lugar donde posarse, de modo que volvió a él, al arca, porque las aguas estaban sobre la superficie de toda la tierra. Entonces extendió su mano, la tomó y la metió consigo en el arca. Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma desde el arca. Y hacia el atardecer la paloma regresó a él, con una hoja de olivo recién arrancada en el pico. Entonces Noé comprendió que las aguas habían disminuido sobre la tierra. Esperó aún otros siete días, y envió la paloma, pero ya no volvió.

Capítulo anterior
«Y el arca descansó sobre los montes de Ararat»
Capítulo siguiente
«Que sean fecundos sobre la tierra»

Y el arca descansó sobre los montes de Ararat

Y el arca descansó sobre los montes de Ararat · Fotografía: Thomas Leong
· Génesis, 24 ·
El diluvio, 8:1-4
Y el arca descansó sobre los montes de Ararat

Fotografía: Thomas Leong

Y entonces se acordó Dios de Noé1 y de todas las bestias y el ganado que estaban con él en el arca, hizo soplar el viento sobre la tierra y decrecieron las aguas. Y se cerraron las fuentes del abismo y las compuertas del cielo, y se detuvo la lluvia del cielo. El agua se fue retirando de la tierra y disminuyó, de modo que a los ciento cincuenta días, el día diecisiete del mes séptimo, el arca descansó sobre los montes de Ararat.2

Cartografía del Génesis · Ararat (Turquía), donde descansó el arca de Noé
Cartografía del Génesis
Ararat, lugar donde descansó el arca de Noé

Noé: nieto de Metusael, hijo de Lamec y padre de Sem, Cam y Jafet.
Ararat: pico más alto de Turquía (5165 m), situado cerca de la frontera entre las actuales Irán y Armenia, donde se asentó el arca de Noé.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Quedó borrado todo lo que se levanta sobre el suelo»
Capítulo siguiente
«Con una hoja de olivo en el pico»

Quedó borrado todo lo que se levanta sobre el suelo

Quedó borrado todo lo que se levanta sobre el suelo · Fotografía: Emmanuel Correia
· Génesis, 23 ·
El diluvio, 7:17-24
Quedó borrado todo lo que se levanta sobre el suelo

Fotografía: Emmanuel Correia

El diluvio cayó entonces durante cuarenta días sobre la tierra, y las aguas crecieron y alzaron el arca, y esta se elevó sobre la tierra. Y las aguas aumentaron y crecieron mucho sobre la tierra, y el arca flotaba sobre la superficie de las aguas. Y las aguas aumentaron más y más sobre la tierra, hasta cubrir las montañas más altas bajo el cielo; quince codos por encima subieron las aguas después que los montes hubieran sido cubiertos. Y perecieron todos los seres vivientes que se mueven en la tierra: aves, ganado y bestias y todo lo que pulula sobre la tierra, y todo ser humano; todo aquello que tenía espíritu de vida, todo lo que había sobre la tierra firme, murió. Quedó borrado todo lo que se levanta sobre el suelo; hombres, ganado, reptiles y aves del cielo fueron borrados de la tierra; y solo quedaron Noé y los que estaban con él en el arca. Y prevalecieron las aguas sobre la tierra durante ciento cincuenta días.

Capítulo anterior
«Entraron en el arca parejas de todos los vivientes que respiran»
Capítulo siguiente
«Y el arca descansó sobre los montes de Ararat»

Entraron en el arca parejas de todos los vivientes que respiran

Entraron en el arca parejas de todos los vivientes que respiran · Fotografía: Jerry N. Uelsmann
· Génesis, 22 ·
El diluvio, 7:7-16
Entraron en el arca parejas de todos los vivientes que respiran

Fotografía: Jerry N. Uelsmann

Entonces Noé1 entró en el arca, y con él sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos, a causa de las aguas del diluvio. De los animales puros e impuros, de las aves y de todo lo que se arrastra sobre la tierra, de dos en dos entraron en el arca detrás de Noé, como Dios se lo había mandado. Y aconteció que a los siete días las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra. Tenía Noé seiscientos años cuando reventaron las fuentes del gran abismo y se abrieron las compuertas del cielo. Era exactamente el diecisiete del mes segundo. Estuvo lloviendo sobre la tierra durante cuarenta días con sus cuarenta noches. Aquel mismo día entró Noé en el arca con sus hijos, Sem, Cam y Jafet, su mujer y las tres mujeres de sus hijos, y toda fiera según su especie, y todo ganado según su especie, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, y toda ave según su especie. Entraron con Noé en el arca parejas de todos los vivientes que respiran, y entraron macho y hembra de cada especie, como lo había mandado Dios. Y el Señor cerró el arca por fuera.

Noé: nieto de Metusael, hijo de Lamec y padre de Sem, Cam y Jafet.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Borraré de la tierra a todos los seres que he creado»
Capítulo siguiente
«Quedó borrado todo lo que se levanta sobre el suelo»

Borraré de la tierra a todos los seres que he creado

Borraré de la tierra a todos los seres que he creado · Fotografía: Emmanuel Correia
· Génesis, 21 ·
El diluvio, 7:1-6
Borraré de la tierra a todos los seres que he creado

Fotografía: Emmanuel Correia

Entonces el Señor dijo a Noé:1
—Entra en el arca tú y todos los de tu casa, porque tú eres el único hombre honrado que he encontrado en tu generación. De cada animal puro toma siete parejas, macho y hembra; de los no puros, una pareja, macho y hembra; y lo mismo de las aves del cielo, siete parejas, macho y hembra, para que conserven la especie sobre la faz de toda la tierra. Dentro de siete días haré llover sobre la tierra cuarenta días con sus cuarenta noches, y borraré de la superficie de la tierra a todos los seres que he creado.
Y Noé hizo todo conforme a lo que le el Señor le había mandado. Tenía Noé seiscientos años cuando el diluvio de las aguas cayó sobre la tierra.

Noé: nieto de Metusael, hijo de Lamec y padre de Sem, Cam y Jafet.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Destruiré todo aliento de vida bajo el cielo»
Capítulo siguiente
«Entraron en el arca parejas de todos los vivientes que respiran»

Destruiré todo aliento de vida bajo el cielo

Destruiré todo aliento de vida bajo el cielo · Fotografía: Anna Hurtig
· Génesis, 20 ·
La maldad de los hombres, 6:9-22
Destruiré todo aliento de vida bajo el cielo

Fotografía: Anna Hurtig

Noé era un hombre justo y honrado, trataba con Dios, y engendró tres hijos: Sem, Cam y Jafet. La tierra estaba corrompida ante Dios y llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y vio que todos los seres vivos se habían corrompido en su proceder, y dijo a Noé:
—He decidido poner fin a toda carne, porque la tierra está llena de violencia por causa de ella; voy a destruir a todos los seres vivos juntamente con la tierra. Harás un arca de madera de ciprés; harás el arca con compartimientos, y la recubrirás con brea por dentro y por fuera […]. Yo traeré un diluvio sobre la tierra, para destruir toda carne en que hay aliento de vida bajo el cielo; todo lo que hay en la tierra perecerá. Pero contigo estableceré una alianza: entra en el arca con tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos. Toma una pareja de cada viviente, macho y hembra, y métela en el arca, para que conserve la vida contigo: de las aves según su especie, de los animales según su especie y de todo reptil de la tierra según su especie, dos de cada especie vendrán a ti para que les preserves la vida. Reúne toda clase de alimentos y almacénalos para ti y para ellos.
Y así lo hizo Noé, conforme a todo lo que Dios le había mandado.

Cartografía del Génesis · Entre dos ríos y entre dos mares
Cartografía del Génesis
Entre dos ríos y entre dos mares
Capítulo anterior
«Y se arrepintió de haber creado al hombre»
Capítulo siguiente
«Borraré de la tierra a todos los seres que he creado»

Y se arrepintió de haber creado al hombre

Y se arrepintió de haber creado al hombre · Fotografía: Piet Flour
· Génesis, 19 ·
La maldad de los hombres, 6:1-8
Y se arrepintió de haber creado al hombre

Fotografía: Piet Flour

Y aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran bellas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban. Entonces el Señor dijo:
—Mi espíritu no durará por siempre en el hombre; puesto que es de carne, no vivirá más que ciento veinte años.
Y en aquel tiempo había gigantes en la tierra, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron a luz hijos. Estos son los héroes de la antigüedad, hombres de renombre.
Al ver el Señor que en la tierra crecía la maldad del hombre y que toda su actitud era siempre perversa, se arrepintió de haber creado al hombre en la tierra, sintió tristeza en su corazón y dijo:
—Borraré de la faz de la tierra al hombre que he creado, desde el hombre hasta el ganado, los reptiles y las aves del cielo, porque me arrepiento de haberlos hecho.
Pero Noé1 alcanzó el favor del Señor.

Noé: nieto de Metusael, hijo de Lamec y padre de Sem, Cam y Jafet.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Engendraron hijos e hijas»
Capítulo siguiente
«Destruiré todo aliento de vida bajo el cielo»

Engendraron hijos e hijas

Engendraron hijos e hijas · Fotografía: Abbas Kiarostami
· Génesis, 18 ·
Descendientes de Adán, 5:1-32
Engendraron hijos e hijas

Fotografía: Abbas Kiarostami

Cuando Dios creó al hombre, lo hizo a su propia imagen, varón y mujer los creó, los bendijo y los llamó Adán el día en que fueron creados. Cuando Adán cumplió ciento treinta años, engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y le puso por nombre Set; después vivió ochocientos años, engendró hijos e hijas, y a la edad de novecientos treinta años murió […]. Metusael tenía ciento ochenta y siete años cuando engendró a Lamec; después vivió setecientos ochenta y dos años, engendró hijos e hijas, y a la edad de novecientos sesenta y nueve años murió.
Lamec tenía ciento ochenta y dos años cuando engendró a un hijo, y lo llamó Noé, pues dijo:
—Este nos dará descanso de nuestra labor y del trabajo de nuestras manos, por causa de la tierra que el Señor ha maldecido.
Después vivió quinientos noventa y cinco años, engendró hijos e hijas, y a la edad de setecientos setenta y siete años murió.
Noé tenía quinientos años cuando engendró a Sem, a Cam y a Jafet.

Capítulo anterior
«Edificó una ciudad y la llamó como a su hijo»
Capítulo siguiente
«Y se arrepintió de haber creado al hombre»