Sepulta a tu difunta en Hebrón

Sepulta a tu difunta en Hebrón · Fotografía: Hossein Zare
· Génesis, 66 ·
Muerte y sepultura de Sara, 23:10-20
Sepulta a tu difunta en Hebrón
Fotografía: Hossein Zare

Estaba sentado Efrón1 entre los hititas y respondió a Abraham en presencia de los hijos de Het2 y de todos los que entraban por la puerta de su ciudad, diciendo:
—No, señor mío, escúchame; te doy el campo y te doy la cueva que está en él. A la vista de los hijos de mi pueblo te lo doy; sepulta a tu difunta.
Entonces Abraham se inclinó delante del pueblo de aquella tierra, y habló a Efrón diciendo:
—Te daré el precio del campo; acéptalo, para que pueda sepultar allí a mi difunta.
Y Efrón respondió a Abraham, diciéndole:
—Señor mío, escucha: una tierra que vale cuatrocientos siclos3 de plata, ¿qué es eso entre tú y yo? Sepulta, pues, a tu difunta.
Y oyó Abraham a Efrón; y Abraham pesó a Efrón la plata que este había mencionado en presencia de los hijos de Het: cuatrocientos siclos de plata. Así, el campo de Efrón, que está en Macpela,4 frente a Mamre,5 el campo y la cueva que hay en él, y todos los árboles en el campo dentro de sus confines, fueron cedidos a Abraham en propiedad. Después de esto, Abraham sepultó a Sara, su mujer, en la cueva del campo de Macpela frente a Mamre, esto es, Hebrón,6 en la tierra de Canaán.7 Y el campo y la cueva que hay en él fueron cedidos a Abraham como sepulcro en propiedad por los hijos de Het.

Cartografía del Génesis: Hebrón, en donde se encuentra la Tumba de los Patriarcas
Cartografía del Génesis
Hebrón, en donde se encuentra la Tumba de los Patriarcas

1 Efrón: hijo de Zohar y dueño de la cueva de Macpela, en Hebrón, que Abraham compró para enterrar a Sara.
2 Het: nieto de Cam, hijo de Canaán y hermano de Sidón. Patriarca de los heteos o hititas, pueblo que habitaba en la península de Anatolia, en la actual Turquía.
3 siclo: moneda de plata usada también como unidad de peso entre babilonios, fenicios y judíos.
4 Macpela: cueva situada en Hebrón, donde fueron enterrados Sara, Abraham, Isaac, Rebeca, Lea y Jacob, por lo que es llamada la Tumba de los Patriarcas.
5 Mamre: encinar ubicado en el valle de Hebrón, al oeste de Macpela, cuyo propietario era el amorreo del mismo nombre, hermano de Escol y Aner.
6 Hebrón: ciudad construida sobre Quiriat-arba, al oeste del Mar Muerto y al suroeste de Jerusalén, en donde se encuentra la Tumba de los Patriarcas.
7 Canaán: región situada entre el Mar Superior (Mediterráneo) y el río Jordán y que hoy se corresponde con Israel, Gaza y Cisjordania.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Que pueda darle sepultura ante mí»
Capítulo siguiente
«Tomarás allí mujer para mi hijo»
Anuncios

De ti haré naciones y de ti saldrán reyes

De ti haré naciones y de ti saldrán reyes · Fotografía: Hossein Zare
· Génesis, 48 ·
Alianza de Dios con Abram, 17:1-14
De ti haré naciones y de ti saldrán reyes

Fotografía: Hossein Zare

Cuando Abram tenía noventa y nueve años, se le apareció el Señor y le dijo:
—Yo soy Dios Todopoderoso. Camina en mi presencia, sé correcto y haré una alianza contigo: haré que te multipliques sin medida. Y no serás llamado más Abram; sino que tu nombre será Abraham;1 porque yo te haré padre de multitud de naciones. Te haré fecundo en gran manera, y de ti haré naciones, y de ti saldrán reyes. Y estableceré mi pacto contigo y con tu descendencia después de ti, por todas sus generaciones, por pacto eterno, de ser Dios de ti y de toda tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra de tus peregrinaciones, toda la tierra de Canaán2 como posesión perpetua; y yo seré su Dios.
Dijo además Dios a Abraham:
—Tú guardarás mi alianza, tú y tu descendencia después de ti, por sus generaciones. Este es mi pacto que guardaréis, entre yo y vosotros y tu descendencia después de ti: todo varón de entre vosotros será circuncidado, y será una señal de mi alianza. A la edad de ocho días será circuncidado entre vosotros todo varón por vuestras generaciones; asimismo el siervo nacido en tu casa, o que sea comprado con dinero a cualquier extranjero, que no sea de tu descendencia. Habrá de ser circuncidado el siervo nacido en tu casa o el comprado con tu dinero; así estará mi pacto en vuestra carne como pacto perpetuo. Mas el varón incircunciso, que no es circuncidado en la carne de su prepucio, esa persona será apartada de entre su pueblo por haber quebrantado mi alianza.

1 Abraham (Abram): descendiente de Noé por la rama de Sem. Hijo de Taré, hermano de Nacor y Harán, esposo de Sara (Sarai), tío de Lot y padre de Ismael (con Agar) e Isaac (con Sara); tras la muerte de Sara, casó con Cetura y fue padre de Zimram, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y Súa. Abram y Sarai serán llamados Abraham y Sara, respectivamente, a partir de la alianza con Dios.
2 Canaán: región situada entre el Mar Superior (Mediterráneo) y el río Jordán y que hoy se corresponde con Israel, Gaza y Cisjordania.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Y lo llamarás Ismael»
Capítulo siguiente
«Mi alianza la estableceré con Isaac»

Si tú vas a la izquierda, yo iré a la derecha

Si tú vas a la izquierda, yo iré a la derecha · Fotografía: Hossein Zare
· Génesis, 37 ·
Separación de Abram y Lot, 13:1-9
Si tú vas a la izquierda, yo iré a la derecha

Fotografía: Hossein Zare

Subió, pues, Abram1 de Egipto al Neguev,2 él y su mujer con todo lo que poseía; y con él, Lot.3 Abram era muy rico en ganado, en plata y en oro. Y anduvo en sus jornadas desde el Neguev hasta Betel,4 al lugar donde su tienda había estado al principio, entre Betel y Hai,5 al lugar del altar que antes había hecho allí; y allí Abram invocó el nombre del Señor. También Lot, que acompañaba a Abram, tenía ovejas, vacas y tiendas. La tierra no podía sostenerlos para que habitaran juntos, porque sus posesiones eran tantas que ya no podían vivir juntos. Hubo, pues, contienda entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot. Y el cananeo6 y el fereceo7 habitaban entonces en aquella tierra. Y Abram dijo a Lot:
—Te ruego que no haya contienda entre nosotros, ni entre mis pastores y tus pastores, porque somos hermanos. ¿No está toda la tierra delante de ti? Te ruego que te separes de mí: si vas a la izquierda, yo iré a la derecha; y si vas a la derecha, yo iré a la izquierda.

1 Abraham (Abram): descendiente de Noé por la rama de Sem. Hijo de Taré, hermano de Nacor y Harán, esposo de Sara (Sarai), tío de Lot y padre de Ismael (con Agar) e Isaac (con Sara); tras la muerte de Sara, casó con Cetura y fue padre de Zimram, Jocsán, Medán, Madián, Isbac y Súa. Abram y Sarai serán llamados Abraham y Sara, respectivamente, a partir de la alianza con Dios.
2 Neguev: desierto ubicado al sur de Judá, entre la península del Sinaí y la zona meridional de Jordania.
3 Lot: hijo de Harán, sobrino de Abraham y padre de Moab y Amón, patriarcas de los moabitas y los amonitas, respectivamente.
4 Betel: ciudad cananea ubicada en Samaria, al norte de Jerusalén. También llamada Luz.
5 Hai: ciudad cananea situada al este de Betel, en Samaria, al norte de Jerusalén. También llamada Ayat.
6 cananeos: pueblo descendiente de Canaán, nieto de Noé, que habitaba la región situada entre el Mar Superior (Mediterráneo) y el río Jordán.
7 fereceos: pueblo que habitaba en la zona occidental de Canaán.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Cuando te vean los egipcios»
Capítulo siguiente
«Toda la tierra que ves te la daré para siempre»

Que sean fecundos sobre la tierra

Que sean fecundos sobre la tierra · Fotografía: Hossein Zare
· Génesis, 26 ·
El diluvio, 8:13-17
Que sean fecundos sobre la tierra

Fotografía: Hossein Zare

Y aconteció que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, se secaron las aguas sobre la tierra. Noé abrió la ventana del arca, miró y vio que la superficie estaba seca. Y en el mes segundo, el día veintisiete del mes, estaba seca la tierra. Entonces habló Dios a Noé y dijo:
—Sal del arca tú, y contigo tu mujer, tus hijos y las mujeres de tus hijos. Saca contigo todo ser viviente de toda carne que está contigo: aves, ganados y todo reptil que se arrastra sobre la tierra, para que se reproduzcan en abundancia sobre la tierra, y sean fecundos y se multipliquen sobre la tierra.

Capítulo anterior
Con una hoja de olivo en el pico

Y entonces fui a sus ojos como quien halla la paz

Y entonces fui a sus ojos como quien halla la paz · Fotografía: Hossein Zare
· Cantar de los Cantares, y 12 ·
Y entonces fui a sus ojos como quien halla la paz
Fotografía: Hossein Zare

Las aguas no podrán apagar el amor,
ni los ríos lo anegarán.
Si el hombre diera todos los bienes de su casa por su amor,
de cierto lo menospreciarían.

Tenemos una pequeña hermana,
que todavía no tiene pechos;
¿qué haremos por nuestra hermana
el día en que sea pedida?
Si ella es una muralla,
edificaremos sobre ella un baluarte de plata;
pero si es una puerta,
la reforzaremos con tablas de cedro.

Yo soy una muralla, y mis pechos como torres,
entonces fui a sus ojos como quien halla la paz.
Salomón tenía una viña en Baal-hamón,
confió la viña a los guardas,
y cada uno debía traer por su fruto mil siclos de plata.
Mi viña, que es mía, está a mi disposición;
los mil siclos serán tuyos, Salomón,
y doscientos para los que guardan su fruto.

Oh, tú que habitas entre los huertos,
los compañeros escuchan tu voz;
déjame que la oiga.

Apresúrate, amado mío,
y sé como una gacela o un cervatillo,
sobre los montes de los aromas.

Capítulo anterior
«Ponme como sello sobre tu corazón»
***

Inicio
Cantar de los Cantares

El árbol del conocimiento

El árbol del conocimiento · Fotografía: Hossein Zare
· Génesis, 8 ·
El huerto del Edén, 2:5-9
El árbol del conocimiento

Fotografía: Hossein Zare

Y aún no había ningún arbusto del campo en la tierra ni brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia a la tierra, ni había hombre que cultivase el campo y sacase un manantial para regar la superficie. Entonces Dios modeló al hombre con arcilla del suelo, sopló en su nariz aliento de vida y el hombre se convirtió en un ser vivo. El Señor plantó entonces un jardín en Edén,1 hacia el oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. Y el Señor hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer; además, hizo brotar el árbol de la vida en mitad del jardín y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Cartografía del Génesis · Territorio del Génesis
Cartografía del Génesis
Territorio histórico del Génesis

1 Edén: el huerto o jardín del Edén habría existido en la confluencia de los ríos Pisón (Arabia), Gihón (Etiopía), Hidekel o Tigris (Asiria) y Éufrates, junto al Mar Inferior (golfo Pérsico), en un territorio que hoy se correspondería con el este de Irak, el norte de Kuwait y el sur de Irán; sin embargo, algunos historiadores señalan su ubicación geográfica al sur de los montes de Ararat, en la zona oriental de la actual Turquía.
→ Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Esta es la historia de la creación»
Capítulo siguiente
«Y el cuarto río es el Éufrates»

Llenad la tierra y sojuzgadla

Llenad la tierra y sojuzgadla · Fotografía: Hossein Zare
· Génesis, 6 ·
La creación, 1:24-31
Llenad la tierra y sojuzgadla

Fotografía: Hossein Zare

Entonces dijo Dios:
—Produzca la tierra vivientes según su género, animales domésticos, reptiles y fieras según sus especies.
E hizo Dios las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su género. Y vio Dios que era bueno. Y dijo Dios:
—Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, que ellos dominen los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos y todos los reptiles.
Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó. Y los bendijo Dios y les dijo:
—Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.
Y dijo Dios:
—He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento.
Y vio Dios todo lo que había hecho, y vio que era bueno. Y fue la tarde y fue la mañana: este fue el día sexto.

Capítulo anterior
«Y vuelen las aves sobre la tierra»
Capítulo siguiente
«Esta es la historia de la creación»

«El paseo», de Robert Walser

«El paseo» (1917), de Robert Walser · Fotografía: Hossein Zare
· Biblioteca del Bósforo ·
Robert Walser
«El paseo» («Der Spaziergang»), 1917
Traducción: Carlos Fortea
Ediciones Siruela. Madrid, 1996
Fotografía: Hossein Zare

Los pasos descalzos en el suelo agradable se volvieron placer y el silencio encendía oraciones en el alma sintiente.

Título siguiente
«Dersú Uzalá, de Vladimir Arseniev»