No los hallarían aunque los buscasen · Fotografía: Aleksandr Smirnov
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 66 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VII
«De la segunda salida de nuestro buen caballero
don Quijote de la Mancha»
No los hallarían aunque los buscasen
Fotografía: Aleksandr Smirnov

Dio luego don Quijote orden en buscar dineros, y, vendiendo una cosa y empeñando otra y malbaratándolas todas, llegó una razonable cantidad. Acomodóse asimismo de una rodela1 que pidió prestada a un su amigo, y, pertrechando su rota celada2 lo mejor que pudo, avisó a su escudero Sancho del día y la hora que pensaba ponerse en camino, para que él se acomodase de lo que viese que más le era menester. Sobre todo, le encargó que llevase alforjas. Él dijo que sí llevaría y que asimismo pensaba llevar un asno que tenía muy bueno, porque él no estaba duecho a andar mucho a pie. En lo del asno reparó un poco don Quijote, imaginando si se le acordaba si algún caballero andante había traído escudero caballero asnalmente, pero nunca le vino alguno a la memoria; mas, con todo esto, determinó que le llevase, con presupuesto de acomodarle de más honrada caballería en habiendo ocasión para ello, quitándole el caballo al primer descortés caballero que topase. Proveyóse de camisas y de las demás cosas que él pudo, conforme al consejo que el ventero3 le había dado; todo lo cual hecho y cumplido, sin despedirse Panza de sus hijos y mujer, ni don Quijote de su ama y sobrina, una noche se salieron del lugar sin que persona los viese, en la cual caminaron tanto, que al amanecer se tuvieron por seguros de que no los hallarían aunque los buscasen.

1 rodela: escudo redondo y delgado que, embrazado en el brazo izquierdo, cubría el pecho al que se servía de él peleando con espada «a la romana», es decir, de pie.
2 celada: pieza de la armadura destinada a proteger la cabeza; la celada de encaje tenía en la base una pieza o falda que se encajaba en la coraza.
3 ventero: el autor se refiere al encuentro entre don Quijote y el ventero narrado en el capítulo III.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Hombre de bien, mas de poca sal en la mollera»
Capítulo siguiente
«Acertó a tomar la misma derrota que la vez primera»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha
Anuncios

2 comentarios en “No los hallarían aunque los buscasen

  1. Reblogueó esto en IMAGINA QUE ESCRIBESy comentado:
    La riqueza creativa de la lengua en Cervantes se muestra en este fragmento genial: la tripartición de las ideas y frases: “vendiendo una cosa…” y el “asnalmente” creo que hoy algún escritor de campanillas daría un ojo sólo por ese “asnalmente”. La forma en que Crónicas del Helesponto y su autor nos permite saborear esta genialidad innovadora quizá no se daría tanto en una lectura lineal y casi obligada del monumento. Creo que es un gran servicio al reconocimiento de la obra cervantina debido a su forma “por entregas” (así es como yo la recibo) que hace que podamos paladear sin indigestarnos de una obra demasiado alabada y poco leída, por lo menos con el grado de disfrute que esta presentación de Fran Vega me está regalando.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias, José Luis. Me alegro mucho de que estas entregas, como acertadamente las mencionas, cumplan el objetivo para el que fueron creadas. Un abrazo.

    Me gusta

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s