DICCIONARIO DEL BUSCÓN

Diccionario del Buscón · Francisco de Quevedo

alcagüeta: alcahueta, persona que concierta, encubre o facilita una relación amorosa, generalmente ilícita. Recuérdese la ocupación de la protagonista de La Celestina, escrita por Fernando de Rojas a finales del siglo XV.
Alcalá de Henares: población situada a unos treinta kilómetros al este de Madrid, cuya universidad fue inaugurada en 1499, y ciudad natal de Miguel de Cervantes [Libro 1.o, cap. IV].
Aldonza de San Pedro: madre del protagonista, hija de Diego de San Juan y nieta de Andrés de San Cristóbal. Obsérvese que el nombre de pila del personaje es idéntico al original de Dulcinea del Toboso, Aldonza Lorenzo [Libro 1.º, caps. I, II].
alforzadas: dobladas, con pliegues y arrugas.
algebrista: que recompone los huesos desencajados.
almendrada: jugo de almendras.
Alonso Coronel de Zúñiga: mencionado también como Alonso de Zúñiga y padre de Diego de Zúñiga, compañero de escuela del protagonista [Libro 1.º, caps. II, III, IV].
altar previlegiado: el que tiene concedida indulgencia plenaria.
arte liberal: trabajo que no es manual, de escasa consideración social, sino artístico e intelectual.
asombrarse: asustarse, aterrorizarse.
atajarse: desorientarse.

barbero: en la época de El Buscón los barberos realizaban también pequeñas curas médicas y solían ejercer de sacamuelas.
batanar: abatanar, golpear, como se hacía con los paños para quitarles la grasa.
bercera: verdulera, mujer que vende verduras.
búa: buba, postilla.

Cabra: dómine y licenciado a cuyo pupilaje entra el protagonista junto a Diego de Zúñiga. Al final del capítulo III se refiere a él como «licenciado Vigilia» por el hambre que le había hecho pasar [Libro 1.º, caps. III, IV].
cédula: letra de cambio.
celemín: medida de capacidad para áridos equivalente en Castilla a 4,625 litros.
Clemente Pablo: padre del protagonista de la novela [Libro 1.º, cap. I].
confeso: judío convertido, es decir, cristiano nuevo.
cordiales: que resultan buenos para el corazón.
correrse: ofenderse por alguna cosa, pero también avergonzarse por otra.
Credo: oración de la liturgia católica en la que se menciona a Poncio Pilato. [Libro 1.º, cap. II].
cristianos viejos: los cristianos viejos eran descendientes de cristianos y habían sido bautizados como tales, sin mezcla de musulmán o judío, frente a los cristianos nuevos o confesos, generalmente conversos que habían sido bautizados en la edad adulta.
cuenta de perdones: tipo de cuentas que forman parte del rosario.
cuerno: los mangos de los cuchillos se hacían de cuerno.
cuévano: cesto muy hondo que se utiliza en la vendimia.

de manos: con las manos puestas en actitud de rezar.
derecho de asilo: las iglesias tenían derecho de asilo y los delincuentes se refugiaban en ellas.
desatacar: desatar los calzones, quitárselos.
diaquilón: ungüento utilizado como pomada desecativa.
Diego de Zúñiga: compañero de escuela y pupilaje del protagonista e hijo de Alonso Coronel de Zúñiga [Libro 1.º, caps. II, III].
don Navaja: forma despectiva con la que los compañeros de escuela se refieren al protagonista, por ser hijo de barbero.
don Ventosa: forma despectiva con la que los compañeros de escuela se refieren al protagonista, por ser hijo de barbero (ventosa).

en bestia segura: el castigo habitual para un delincuente era desfilar por la calle montado en un asno mientras el verdugo le azotaba.
en pupilaje: como pupilo en casa de un dómine o bachiller, es decir, un maestro o preceptor.
esterar el tragar: ahorcar, pues la soga de la horca se hacía de esparto, como las esteras.

faldriquera: faltriquera, bolsillo de las prendas de vestir o bolsa de tela que se ata a la cintura.
filisteo: perteneciente a un pueblo asentado al oeste de Judá, en la costa mediterránea, de donde procedía el gigante Goliat, a quien alude el autor.

gaita: lavativa.
garrofal: de tamaño mayor al habitual.
gato: en el lenguaje de germanía, gato era sinónimo de ladrón, por lo que al protagonista le llaman en la escuela de la misma forma que a los gatos.

hacer de las personas: defecar.
hacer la razón: responder a un brindis bebiendo e invitando a beber, aunque en casa de Cabra se brinda pero no se hace la razón.
hidalguía: como judíos y musulmanes no podían comer cerdo, el dómine añade tocino a la olla para demostrar que es cristiano viejo.

industria: ingenio.

jerónimos: los frailes de la Orden de San Jerónimo tenían fama de comer y vivir bien.

laceria: miseria, pobreza, pero también fatiga o molestia.
lición: lección.
lo colorado: las marcas de los azotes.

maravedí: moneda antigua castellana, utilizada entre los siglos XII y XIX, empleada también como unidad de cuenta. En la época de Quevedo, 34 maravedíes equivalían a 1 real de plata y 16 reales de plata equivalían a 1 escudo de oro.
melecina: lavativa.
meter el dos de bastos para sacar el as de oros: meter la mano en bolsillo ajeno para sustraer una moneda, aunque la expresión tiene también un significado sexual.

Narciso: personaje mitológico que se ahogó en el agua en la que se miraba [Libro 1.º, cap. III].
noramaza: en hora maza, es decir, en mala hora. Cervantes, en el capítulo V de El Quijote, utiliza la misma expresión con la forma «en hora maza».

obispa: las alcahuetas eran castigadas con un gorro llamado «coroza», parecido a la mitra de un obispo, que debían llevar puesto mientras paseaban por las calles y las gentes les tiraban hortalizas.

padres del yermo: eremitas.
palmatoria: tablita con correas que el alumno más madrugador podía usar para castigar a sus propios compañeros.
peones: peonzas.
pintor de suela: que pinta cardenales con el cuero del látigo.
pisto: sustancia de ave machacada que se da a los enfermos que no pueden masticar.
platicante: aprendiz que acompañaba al clérigo o cirujano.
Poncio de Aguirre: personaje al que el protagonista llama, despectivamente, Poncio Pilato [Libro 1.º, cap. II].
Poncio Pilato: prefecto de la provincia romana de Judea en tiempos de Jesús de Nazareth, por lo que estuvo directamente relacionado con la Pasión narrada en el Nuevo Testamento [Libro 1.º, cap. II].
potro: instrumento de tortura para que los delincuentes confesaran o cantaran sus delitos.
privada: letrina.
proveerse: defecar.
punto: presunción, orgullo.

repapilarse: hartarse.
rey de gallos: fiesta de carnaval en la que el rey de gallos, a caballo, intenta cortar el cuello de un gallo que cuelga de una cuerda.
robar las voluntades: resultar simpático o ganarse la voluntad de alguien.
Roberto el Diablo: personaje legendario del siglo XIII cuya vida fue narrada en La vie du terrible Robert le Diable, traducida al castellano en 1509 como La espantosa y admirable vida de Roberto el Diablo [Libro 1.º, cap. II].
rocín: caballo de mala traza, basto y de poca alzada.
roer los zancajos: murmurar.
ropilla: especie de chaleco fino.
rucio y rodado: caballo de color pardo con manchas de otro color.

sacar los tuétanos: hacerle gastar a otro cuanto tiene.
salvadera: vaso con tapa agujereada para espolvorear secante sobre la tinta.
Segovia: ciudad castellana de la que el protagonista dice ser natural [Libro 1.º, cap. I].
ser de buena cepa: de calidad u origen reconocidos por buenos.

tablillas de San Lázaro: tablillas que utilizaban los leprosos para anunciar su presencia con el ruido que producían.
tahona: molino, que era donde trabajaban los caballos viejos que ya no podían desempeñar otra labor.
teatino: miembro de la orden de clérigos regulares fundada en Italia en el siglo XVI.
tercera, primera, flux: términos de un juego de naipes, por lo que sería tercera o alcahueta y primera en su oficio; flux es la baza ganadora con la que un jugador se lleva el dinero apostado.
tres enemigos del alma: el mundo, el demonio y la carne.
Trinidad: los frailes trinitarios se encargaban de rescatar a los prisioneros cristianos en el norte de África [Libro 1.º, cap. III].
tundir: cortar o igualar con tijera el pelo de los paños.

váguido: desmayo.
venta de Viveros: venta de muy mala fama situada en el camino entre Madrid y Alcalá de Henares [Libro 1.o, cap. IV].
ventosa: vaso de vidrio que se calentaba para determinadas curas y que era propio de los barberos, aunque el término se usa aquí también como sinónimo de ladrón, pues chupa los dineros.
verse al cabo: verse al borde de la muerte.
Vigilia: →Cabra.

zorras: plumeros.

Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s