DICCIONARIO DEL BUSCÓN

«Historia de la vida del Buscón» (1626), de Francisco de Quevedo: «Diccionario del Buscón»

abre el ojo que asan carne: dicho con el que se avisa a alguien para que esté prevenido.
achaque: excusa.
afeite: cosmético con el que se maquillaban las mujeres.
aire corrupto: mal aire, al que se atribuían algunas enfermedades.
alcagüeta: alcahueta, persona que concierta, encubre o facilita una relación amorosa, generalmente ilícita. Recuérdese la ocupación de la protagonista de La Celestina, escrita por Fernando de Rojas a finales del siglo XV.
Alcalá de Henares: población situada a unos treinta kilómetros al este de Madrid, cuya universidad fue inaugurada en 1499, y ciudad natal de Miguel de Cervantes [Libro 1.o, caps. IV, V, VI, VII].
alcorza: pasta de azúcar y almidón utilizada en repostería.
Aldonza de San Pedro: madre del protagonista, hija de Diego de San Juan y nieta de Andrés de San Cristóbal. Obsérvese que el nombre de pila del personaje es idéntico al original de Dulcinea del Toboso, Aldonza Lorenzo [Libro 1.º, caps. I, II].
alforzadas: dobladas, con pliegues y arrugas.
algebrista: que recompone los huesos desencajados.
almendrada: jugo de almendras.
Alonso Coronel de Zúñiga: mencionado también como Alonso de Zúñiga y padre de Diego de Zúñiga, compañero de escuela del protagonista [Libro 1.º, caps. II, III, IV].
altar previlegiado: el que tiene concedida indulgencia plenaria.
Antonio Pérez: secretario del rey Felipe II (1558-1598), que huyó a Francia tras ser acusado de ser cómplice de asesinato [Libro 1.º, cap. VI].
apurar: averiguar.
arriedro vayas, cata la cruz: conjuros para ahuyentar al diablo o espantar a alguien.
arte liberal: trabajo que no es manual, de escasa consideración social, sino artístico e intelectual.
asombrarse: asustarse, aterrorizarse.
atajarse: desorientarse.
azote con hijos: látigo de varios ramales.

barba de ganchos: barba grande.
barbero: en la época de El Buscón los barberos realizaban también pequeñas curas médicas y solían ejercer de sacamuelas.
batanar: abatanar, golpear, como se hacía con los paños para quitarles la grasa.
bercera: verdulera, mujer que vende verduras.
bienquisto: de buena fama y generalmente estimado.
bigotes de guardamano: grandes bigotes, terminados en forma de guardamano de una espada.
blanca: espada con filo y punta, capaz de herir, frente a la negra, que no tenía punta y era utilizada en los ejercicios de esgrima.
búa: buba, postilla.

Cabra: dómine y licenciado a cuyo pupilaje entra el protagonista junto a Diego de Zúñiga. Al final del capítulo III se refiere a él como «licenciado Vigilia» por el hambre que le había hecho pasar [Libro 1.º, caps. III, IV, V].
caja de guerra: tambores militares con los que los reclutadores atraían a la gente, es decir, hacían gente.
capilla: capucha del gabán.
cédula: letra de cambio.
celemín: medida de capacidad para áridos equivalente en Castilla a 4,625 litros.
cercenador: una de las formas de sisar era recortar o limar las monedas para quedarse con el metal cercenado.
Clemente Pablo: padre del protagonista de la novela [Libro 1.º, cap. I].
cofín: cesta o espuerta.
coleto: especie de casaca de piel.
columbrar: ver de lejos, deducir.
con los Cristos delante: la comitiva de los condenados la abrían los crucifijos.
confeso: judío convertido, es decir, cristiano nuevo.
conqueridor: conquistador.
Conquibules: deformación del credo de san Atanasio: Quicumque vult salvus esse… («Todo aquel que quiera salvarse…») [Libro 1.o, cap. VI].
contra el dolor de estómago: a las piedras preciosas se les atribuían virtudes contra algunas enfermedades y dolencias.
corchete: ayudante del alguacil que prende a los delincuentes.
cordiales: que resultan buenos para el corazón.
corregidor: gobernador o regidor del pueblo o ciudad por delegación real.
correrse: ofenderse por alguna cosa, pero también avergonzarse por otra.
Credo: oración de la liturgia católica en la que se menciona a Poncio Pilato. [Libro 1.º, cap. II].
cristianos viejos: los cristianos viejos eran descendientes de cristianos y habían sido bautizados como tales, sin mezcla de musulmán o judío, frente a los cristianos nuevos o confesos, generalmente conversos que habían sido bautizados en la edad adulta.
cuartos: a los ahorcados se les descuartizaba en pedazos que después se desperdigaban por los caminos para que sirvieran de escarmiento.
cuenta de perdones: tipo de cuentas que forman parte del rosario.
cuerno: los mangos de los cuchillos se hacían de cuerno.
cuévano: cesto muy hondo que se utiliza en la vendimia.

dar cantonada: dar esquinazo, desaparecer al girar una esquina o cantón.
dar vaya: burlarse.
de manos: con las manos puestas en actitud de rezar.
decir de misas: expresión irónica para excusarse de pagar lo que se debe.
dedo del corazón: en la época se creía que existía una relación entre el dedo corazón y el corazón, y que tirando de este dedo se aliviaban los males cardíacos.
derecho de asilo: las iglesias tenían derecho de asilo y los delincuentes se refugiaban en ellas.
desatacar: desatar los calzones, quitárselos.
descubrir la hilaza o la hilacha: dejar ver las intenciones o defectos.
desgañifar: gritar hasta enronquecer.
diaquilón: ungüento utilizado como pomada desecativa.
Diego de Zúñiga: compañero de escuela y pupilaje del protagonista e hijo de Alonso Coronel de Zúñiga [Libro 1.º, caps. II, III, IV, V, VI, VII].
diestro: maestro de esgrima.
don Navaja: forma despectiva con la que los compañeros de escuela se refieren al protagonista, por ser hijo de barbero.
don Ventosa: forma despectiva con la que los compañeros de escuela se refieren al protagonista, por ser hijo de barbero (ventosa).
dos al mohíno: en algunos juegos, conchabarse dos contra uno.

Ecce Homo: imagen de Cristo con la corona de espinas y cetro de caña, tal como Pilatos lo enseñó al pueblo judío. Como los judíos escupieron y vejaron a Cristo, le dice Pablos que no le escupa a él, que no es Cristo, por lo que le está tratando como judío.
ejecutoria: documento que certificaba la hidalguía.
embebecerse: entretenerse, divertirse, pero también estar embelesado o pasmado.
en bestia segura: el castigo habitual para un delincuente era desfilar por la calle montado en un asno mientras el verdugo le azotaba.
en mano está…: referencia al refrán «en mano está el pandero que lo sabrán bien tañer»
en pupilaje: como pupilo en casa de un dómine o bachiller, es decir, un maestro o preceptor.
encomienda: dignidad de las órdenes militares que llevaba aneja una renta.
escarrar: carraspear para preparar las flemas que se van a escupir.
estado: medida aproximada de la altura de un hombre.
estar por el cabo: estar bien, perfectamente.
esterar el tragar: ahorcar, pues la soga de la horca se hacía de esparto, como las esteras.
estrena: primer acto con el que algo comienza.

faldriquera: faltriquera, bolsillo de las prendas de vestir o bolsa de tela que se ata a la cintura.
filisteo: perteneciente a un pueblo asentado al oeste de Judá, en la costa mediterránea, de donde procedía el gigante Goliat, a quien alude el autor.
Flandes: zona geográfica que hoy comprende parte de Bélgica, Francia y los Países Bajos y que entre los siglos XV y XVIII perteneció a la casa de Habsburgo [Libro 2.º, cap. I].

gaita: lavativa.
garrofal: de tamaño mayor al habitual.
gato: en el lenguaje de germanía, gato era sinónimo de ladrón, por lo que al protagonista le llaman en la escuela de la misma forma que a los gatos.
gavilanes: hierros que salen de la guarnición de la espada.
general: aula abierta y común a todos los estudiantes.
«Grandezas de la espada»: tratado sobre esgrima, titulado Libro de las grandezas de la espada en que se declaran muchos secretos del que compuso el comendador Jerónimo de Carranza, publicado en 1600 por Luis Pacheco de Narváez [Libro 2.º, cap. I].
guardasol: sombrilla.
guindar: colgar, ahorcar.

hacer de las personas: defecar.
hacer la razón: responder a un brindis bebiendo e invitando a beber, aunque en casa de Cabra se brinda pero no se hace la razón.
hacer moneda: descuartizar, por el juego de palabras con los cuartos de la moneda.
hidalguía: como judíos y musulmanes no podían comer cerdo, el dómine añade tocino a la olla para demostrar que es cristiano viejo.
hora menguada: hora desgraciada.

industria: ingenio.
ir horros: estar de acuerdo.

jerónimos: los frailes de la Orden de San Jerónimo tenían fama de comer y vivir bien.
Joanelo: Juanelo Turriano (Janello Torriani, 1500-1585), ingeniero italiano que inventó una maquinaria para subir el agua del Tajo a Toledo [Libro 2.º, cap. II].
Juan de Leganés: bobo o bufón muy conocido en la época de Quevedo [Libro 1.º, cap. IV].
Justo Juez: oración del Justo Juez, muy recitada por los ciegos, para la protección de enemigos, males y peligros [Libro 1.º, cap. VI].

laceria: miseria, pobreza, pero también fatiga o molestia.
lechuga: en la época se consideraba que comer lechugas reducía el apetito sexual.
lición: lección.
limpiadera: cepillo.
lo colorado: las marcas de los azotes.

Madrid: ciudad castellana y capital de la corte desde el siglo XVI, que en la época de Quevedo tenía unos 65 000 habitantes  [Libro 2.º, cap. I].
mantellina: capa corta que usaban las fregonas.
maravedí: moneda antigua castellana, utilizada entre los siglos XII y XIX, empleada también como unidad de cuenta. En la época de Quevedo, 34 maravedíes equivalían a 1 real de plata y 16 reales de plata equivalían a 1 escudo de oro.
matemático: astrónomo, doctor.
medio de proporción: en esgrima, distancia que se toma para formar la herida.
melecina: lavativa.
meter el dos de bastos para sacar el as de oros: meter la mano en bolsillo ajeno para sustraer una moneda, aunque la expresión tiene también un significado sexual.
milagro: exvoto u ofrenda que se expone en las capillas como agradecimiento de una curación y que solía representar el miembro curado.
ministro: ayudante.
moriscos: musulmanes convertidos al cristianismo tras el final de la reconquista y que fueron expulsados de la península entre 1609 y 1613, es decir, unos quince años antes de que Quevedo escribiera Historia de la vida del Buscón.
mulatazo: alusión a la figura del mulato valiente, habitual en la literatura del Siglo de Oro.

N de palo: alusión a la horca, formada por dos palos verticales unidos por uno horizontal.
Narciso: personaje mitológico que se ahogó en el agua en la que se miraba [Libro 1.º, cap. III].
necesaria: privada, letrina.
noramaza: en hora maza, es decir, en mala hora. Cervantes, en el capítulo V de El Quijote, utiliza la misma expresión con la forma «en hora maza».

obispa: las alcahuetas eran castigadas con un gorro llamado «coroza», parecido a la mitra de un obispo, que debían llevar puesto mientras paseaban por las calles y las gentes les tiraban hortalizas.
oliscar: oler mal.
orate: persona de escaso o ningún juicio.
Ostende: ciudad de Flandes, hoy en Bélgica, que entre 1601 y 1604 fue asediada por los tercios españoles durante la guerra de Flandes o de los Ochenta Años (1568-1648) [Libro 2.º, cap. II].

padres del yermo: eremitas.
palmatoria: tablita con correas que el alumno más madrugador podía usar para castigar a sus propios compañeros.
palominos: manchas de excrementos.
pan: campo de trigo.
panza al trote: gorrón.
parola: conversación larga e insustancial.
patente: dinero que los novatos pagaban a los veteranos.
peones: peonzas.
«per signum crucis de inimicis suis»: en lenguaje de germanía, señal de una cuchillada.
perro: en lenguaje de germanía, insulto dirigido a judíos y moriscos.
pinsión: renta.
pintor de suela: que pinta cardenales con el cuero del látigo.
pisto: sustancia de ave machacada que se da a los enfermos que no pueden masticar.<
pistolete: arma de fuego más corta que la pistola.
platicante: aprendiz que acompañaba al clérigo o cirujano.
Poncio de Aguirre: personaje al que el protagonista llama, despectivamente, Poncio Pilato [Libro 1.º, cap. II].
Poncio Pilato: prefecto de la provincia romana de Judea en tiempos de Jesús de Nazareth, por lo que estuvo directamente relacionado con la Pasión narrada en el Nuevo Testamento [Libro 1.º, cap. II].
potro: instrumento de tortura para que los delincuentes confesaran o cantaran sus delitos.
presa: colmillo.
pretina: cinturón.
privada: letrina.
proveerse: defecar.
puerta de Santiago: llamada también postigo de los Judíos, formaba parte del recinto amurallado de Alcalá de Henares tras su ampliación a mediados del siglo XV.
punto: presunción, orgullo.

real: moneda que empezó a circular en Castilla en el siglo XIV y que tuvo diferentes valores en función de la época y su composición. Un real de vellón valía 34 maravedíes, mientras que el de plata equivalía a dos reales de vellón (68 maravedíes); un real de plata equivalía a 8,5 cuartos y 16 reales de plata valían 1 escudo de oro.
Rejas: población situada al este de Madrid y al norte de San Fernando de Henares [Libro 2.º, cap. I].
repapilarse: hartarse.
reparar los tajos: en esgrima, defenderse de los tajos.
repúblico: perteneciente a los arbitristas, quienes proponían arbitrios y soluciones para los problemas del reino.
rey: en la época de El Buscón reinaba Felipe IV de Habsburgo (1605-1665), quien en 1621 había heredado el trono de su padre, Felipe III, y a quien sucedería su hijo Carlos II.
rey de gallos: fiesta de carnaval en la que el rey de gallos, a caballo, intenta cortar el cuello de un gallo que cuelga de una cuerda.
robar las voluntades: resultar simpático o ganarse la voluntad de alguien.
Roberto el Diablo: personaje legendario del siglo XIII cuya vida fue narrada en La vie du terrible Robert le Diable, traducida al castellano en 1509 como La espantosa y admirable vida de Roberto el Diablo [Libro 1.º, cap. II].
rocín: caballo de mala traza, basto y de poca alzada.
rodela: escudo redondo y delgado que, embrazado en el brazo izquierdo, cubría el pecho al que se servía de él.
roer los zancajos: murmurar.
ronda: cuadrilla de alguaciles que vigilaba de noche.
ropilla: chaleco fino que se ponía sobre el jubón.
rucio y rodado: caballo de color pardo con manchas de otro color.

sacar los tuétanos: hacerle gastar a otro cuanto tiene.
salvadera: vaso con tapa agujereada para espolvorear secante sobre la tinta.
Salve Rehína: deformación del Salve Regina, oración a la Virgen.
sanar lamparones: se creía en la época que los reyes de Francia tenían el don de sanar lamparones, es decir, los ganglios del cuello.
Segovia: ciudad castellana de la que el protagonista dice ser natural [Libro 1.º, caps. I, VII].
ser de buena cepa: de calidad u origen reconocidos por buenos.
servicio: orinal.
Sevilla: ciudad situada en Andalucía occidental, que en época de Quevedo tenía unos 130 000 habitantes y era el centro económico y administrativo de las posesiones españolas [Libro 1.º, cap. VI].

tablillas de San Lázaro: tablillas que utilizaban los leprosos para anunciar su presencia con el ruido que producían.
tahona: molino, que era donde trabajaban los caballos viejos que ya no podían desempeñar otra labor.
Tajo: río que cruza la península ibérica desde la sierra de Albarracín (Teruel) hasta Lisboa, con un recorrido de 1007 kilómetros [Libro 2.º, cap. II].
tarazón: pedazo.
teatino: miembro de la Orden de Clérigos Regulares, fundada en Roma en 1524.
tener la piedra en el rollo: expresión que significa ser honrado y reconocido, porque era costumbre que los vecinos se sentaran a conversar en la grada del rollo y los hombres respetados tenían en él su puesto fijo.
tercera, primera, flux: términos de un juego de naipes, por lo que sería tercera o alcahueta y primera en su oficio; flux es la baza ganadora con la que un jugador se lleva el dinero apostado.
tocador: gorro de dormir.
Toledo: ciudad castellana situada al sur de Madrid, a orillas del Tajo, en donde se encontraba la cárcel del Tribunal de la Inquisición [Libro 1.º, cap. VII; Libro 2.º, cap. II].
Torote: río que nace en la provincia de Guadalajara y desemboca en el Henares [Libro 2.º, cap. I].
Torrejón: población situada a unos veinte kilómetros al este de Madrid, en el valle del Henares.
trampista: embustero, petardista que, con ardides y engaños, anda continuamente sacando dinero prestado, o géneros fiados, sin ánimo de pagar.
tres enemigos del alma: el mundo, el demonio y la carne.
Trinidad: los frailes trinitarios se encargaban de rescatar a los prisioneros cristianos en el norte de África [Libro 1.º, cap. III].
tundir: cortar o igualar con tijera el pelo de los paños.

váguido: desmayo.
varita: vara que los alguaciles llevaban como signo de autoridad.
venta de Viveros: venta de muy mala fama situada en el camino entre Madrid y Alcalá de Henares [Libro 1.o, cap. IV].
ventosa: vaso de vidrio que se calentaba para determinadas curas y que era propio de los barberos, aunque el término se usa aquí también como sinónimo de ladrón, pues chupa los dineros.
verse al cabo: verse al borde de la muerte.
Vigilia: →Cabra.

zambo de piernas a lo águila imperial: con las piernas torcidas, como las águilas de los escudos.
zorras: plumeros.
zufaina: jofaina, escupidera.

Índice
Libro Primero
Cap. I: «En que cuenta quién es el Buscón»
Cap. II: «De cómo fue a la escuela y lo que en ella le sucedió»
Cap. III: «De cómo fue a un pupilaje por criado de don Diego Coronel»
Cap. IV: «De la convalecencia y ida a estudiar a Alcalá de Henares»
Cap. V: «De la entrada de Alcalá, patente y burlas que le hicieron por nuevo»
Cap. VI: «De las crueldades de la ama y travesuras que hizo»
Cap. VII: «De la ida de don Diego, y nuevas de la muerte de su padre y madre, y la resolución que tomó en sus cosas para adelante»
Libro Segundo
Cap. I: «Del camino de Alcalá para Segovia, y de lo que sucedió en él hasta Rejas, en donde durmió aquella noche»
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s