Llevadle a casa y leedle · Fotografía: Richard Kalvar
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 58 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo VI
«Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero
hicieron en la librería de nuestro ingenioso hidalgo»
Llevadle a casa y leedle

Fotografía: Richard Kalvar

Y sin querer cansarse más en leer libros de caballerías, mandó al ama que tomase todos los grandes1 y diese con ellos en el corral. No se dijo a tonta ni a sorda, sino a quien tenía más gana de quemallos que de echar una tela, por grande y delgada que fuera; y asiendo casi ocho de una vez, los arrojó por la ventana. Por tomar muchos juntos, se le cayó uno a los pies del barbero, que le tomó gana de ver de quién era, y vio que decía: Historia del famoso caballero Tirante el Blanco.2
—¡Válame Dios3 —dijo el cura, dando una gran voz—, que aquí está Tirante el Blanco! Dádmele acá, compadre, que hago cuenta que he hallado en él un tesoro de contento y una mina de pasatiempos. Aquí está don Quirieleisón de Montalbán, valeroso caballero, y su hermano Tomás de Montalbán, y el caballero Fonseca, con la batalla que el valiente de Tirante hizo con el alano, y las agudezas de la doncella Placerdemivida, con los amores y embustes de la viuda Reposada, y la señora Emperatriz, enamorada de Hipólito, su escudero.4 Dígoos verdad, señor compadre, que por su estilo es este el mejor libro del mundo; aquí comen los caballeros, y duermen y mueren en sus camas, y hacen testamento antes de su muerte, con otras cosas de que todos los demás libros de este género carecen. Con todo eso, os digo que merecía el que le compuso, pues no hizo tantas necedades de industria, que le echaran a galeras por todos los días de su vida. Llevadle a casa y leedle, y veréis que es verdad cuanto de él os he dicho.

1 grandes: los libros de caballerías se imprimían en gran formato, frente a los de versos o los pastoriles, que se editaban normalmente en octavo o aun en tamaños «de faltriquera».
2 Tirante el Blanco: libro de caballerías escrito por el valenciano Joanot Martorell (1413-1468) y publicado en Valencia en 1490 con el título Tirant lo Blanch, cuya traducción al castellano apareció en Valladolid en 1511.
3 ¡válame Dios!: expresión de sorpresa, en la que «vala» se usaba por el moderno «valga».
4 Quirieleisón de Montalbán, Tomás de Montalbán, el caballero Fonseca, Placerdemivida, Reposada, Emperatriz e Hipólito: todos los personajes citados por el cura pertenecen al libro de caballerías Tirante el Blanco (1490).
→ Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Tenedlos, mas no los dejéis leer a ninguno»
Capítulo siguiente
«Habiendo sanado de la enfermedad caballeresca»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s