Los hombres de la ciudad rodearon la casa · Fotografía: Darren Moore
· Génesis, 53 ·
La corrupción de Sodoma, 19:1-11
Los hombres de la ciudad rodearon la casa

Fotografía: Darren Moore

Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma1 al caer la tarde, cuando Lot2 estaba sentado a las puertas de la ciudad. Al verlos, Lot se levantó para recibirlos y se postró rostro en tierra, y dijo:
—He aquí ahora, señores míos, os ruego que entréis en la casa de vuestro siervo y paséis en ella la noche y lavéis vuestros pies; entonces os levantaréis temprano y continuaréis vuestro camino.
Pero ellos dijeron:
—No, pasaremos la noche en la plaza.
Él, sin embargo, les rogó con insistencia, y ellos fueron con él y entraron en su casa; y les preparó un banquete y coció pan sin levadura, y comieron. Aún no se habían acostado, cuando los hombres de la ciudad, los hombres de Sodoma, rodearon la casa, tanto jóvenes como viejos, todo el pueblo sin excepción. Y llamaron a Lot, y le dijeron:
—¿Dónde están los hombres que han entrado en tu casa esta noche? Sácalos para que los conozcamos.
Lot se asomó a la entrada, cerró la puerta al salir, y les dijo:
—Hermanos míos, os ruego que no actuéis perversamente. Tengo dos hijas que aún no han conocido varón alguno; las traeré para que las traten como mejor les parezca, pero no hagan nada a estos hombres que se han hospedado bajo mi techo.
Pero ellos dijeron:
—Apártate de ahí; este individuo ha venido como extranjero y ahora está actuando como juez. Ahora te trataremos a ti peor que a ellos.
Y empujaban a Lot mientras intentaban forzar la puerta. Pero los visitantes alargaron el brazo, metieron a Lot en casa y cerraron la puerta. Y a los hombres que estaban a la entrada de la casa los hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se cansaban tratando de hallar la entrada.

1 Sodoma: ciudad cananea situada en el valle del Jordán, a orillas del Mar Muerto o Mar Salado, que con Gomorra, Adma, Zeboim y Zoar formaba la confederación o pentápolis de la llanura.
2 Lot: hijo de Harán, sobrino de Abraham y padre de Moab y Amón, patriarcas de los moabitas y los amonitas, respectivamente.
 Diccionario del Génesis

Capítulo anterior
«Soy polvo y ceniza»
Capítulo siguiente
«No mires atrás, no te detengas»
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s