¿Dónde estás, señora mía, que no te duele mi mal? · Fotografía: Werner Bischof
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 46 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo IV
«De lo que le sucedió a nuestro caballero cuando salió de la venta»
¿Dónde estás, señora mía, que no te duele mi mal?

Fotografía: Werner Bischof

Viendo, pues, que, en efecto, no podía menearse, acordó de acogerse a su ordinario remedio, que era pensar en algún paso de sus libros, y trújole1 su locura a la memoria aquel de Valdovinos y del marqués de Mantua,2 cuando Carloto le dejó herido en la montiña,3 historia sabida de los niños, no ignorada de los mozos, celebrada y aun creída de los viejos, y, con todo esto, no más verdadera que los milagros de Mahoma.4 Esta, pues, le pareció a él que le venía de molde5 para el paso en que se hallaba, y así, con muestras de grande sentimiento, se comenzó a volcar por la tierra y a decir con debilitado aliento lo mismo que dicen decía el herido caballero del bosque:
¿Dónde estás, señora mía, que no te duele mi mal? O no lo sabes, señora, o eres falsa y desleal.6

1 trújole: conjugación arcaica del pretérito del verbo «traer», es decir, «trajo».
2 Valdovinos: sobrino del marqués de Mantua herido por Carloto —hijo del emperador Carlomagno— y al que su tío prometió venganza, con el que don Quijote se identifica tras haber sido apaleado. El episodio aparece narrado en un romance popular y en la obra de Lope de Vega El marqués de Mantua o Valdovinos y Carloto (1604).
3 montiña: término arcaico con el significado de «bosque, espesura de árboles».
4 milagros de Mahoma: el islam, que sin duda Cervantes conocía, rechaza el poder taumatúrgico de Mahoma.
5 venir de molde: ser adecuado.
6 ¿Dónde estás, señora mía / que no te duele mi mal? / O no lo sabes, señora, / o eres falsa y desleal: versos de un romance antiguo compilados en 1591 por Pedro de Moncayo en Flor de varios romances nuevos.
→ Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«Aquella era propia desgracia de caballeros andantes»
Capítulo siguiente
«Donde le daba cuenta de su desgracia»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s