Hacerse caballero andante · Fotografía: Hélène Roger-Viollet
· El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, 10 ·
Miguel de Cervantes, 1605
Primera parte, Capítulo I
«Que trata de la condición y ejercicio del famoso y valiente
hidalgo don Quijote de la Mancha»
Hacerse caballero andante con eterno nombre y fama

Fotografía: Hélène Roger-Viollet

Decía él que el Cid Ruy Díaz1 había sido muy buen caballero, pero que no tenía que ver con el Caballero de la Ardiente Espada,2 que de sólo un revés había partido por medio dos fieros y descomunales gigantes. Mejor estaba con Bernardo del Carpio,3 porque en Roncesvalles4 había muerto a Roldán,5 el encantado, valiéndose de la industria de Hércules,6 cuando ahogó a Anteo,7 el hijo de la Tierra, entre los brazos. Decía mucho bien del gigante Morgante,8 porque, con ser de aquella generación gigantea, que todos son soberbios y descomedidos, él solo era afable y bien criado. Pero, sobre todos, estaba bien con Reinaldos de Montalbán,9 y más cuando le veía salir de su castillo y robar cuantos topaba, y cuando en allende robó aquel ídolo de Mahoma que era todo de oro, según dice su historia. Diera él, por dar una mano de coces al traidor de Galalón,10 al ama que tenía, y aún a su sobrina de añadidura.
En efecto, rematado ya su juicio, vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo, y fue que le pareció convenible y necesario, así para el aumento de su honra como para el servicio de su república, hacerse caballero andante y irse por todo el mundo con sus armas y caballo a buscar las aventuras y a ejercitarse en todo aquello que él había leído que los caballeros andantes se ejercitaban, deshaciendo todo género de agravio y poniéndose en ocasiones y peligros, donde, acabándolos, cobrase eterno nombre y fama. Imaginábase el pobre ya coronado por el valor de su brazo, por lo menos del imperio de Trapisonda;11 y así, con estos tan agradables pensamientos, llevado del extraño gusto que en ellos sentía, se dio priesa a poner en efecto lo que deseaba.

1 Cid Ruy Díaz: Rodrigo Díaz de Vivar (h. 1048-1099), caballero medieval cuyas batallas durante la conquista cristiana, y sus enfrentamientos con el rey Alfonso VI de Castilla, se narran en el Cantar de Mio Cid, obra anónima compuesta hacia el año 1200.
2 Caballero de la Ardiente Espada: forma en que es llamado Amadís de Gaula, protagonista del libro de caballerías, de autor incierto y escrito en el siglo XIV, aparecido en Zaragoza en 1508 con el título Los cuatro libros del virtuoso caballero Amadís de Gaula.
3 Bernardo del Carpio: personaje legendario que derrotó a Roldán en la batalla de Roncesvalles (778), lo que le convirtió en protagonista de diversos romances y libros de caballerías, como Historia de las hazañas y hechos del invencible caballero Bernardo del Carpio, poema escrito por Agustín Alonso y publicado en Toledo en 1585.
4 Roncesvalles: vía de paso entre Francia y Navarra en la que en 778 tuvo lugar la batalla entre las tropas vasconas y las de Carlomagno, dirigidas por Roldán.
5 Roldán: caballero al servicio de Carlomagno que murió en 778 durante la batalla de Roncesvalles y cuya figura protagoniza numerosos romances y cantares de la Edad Media, como el Cantar de Roldán (La Chanson de Roland), poema épico de finales del siglo XI.
6 Hércules o Heracles: héroe de la mitología griega, hijo de Zeus y Alcmena, identificado con las virtudes de fortaleza y resistencia.
7 Anteo: gigante de la mitología griega, fundador de Tingis (Tánger), que fue derrotado por Hércules al ser levantado para impedir que Gea le salvara.
8 Morgante: protagonista del poema épico-caballeresco del mismo título, compuesto en 1478 por el italiano Luigi Pulci (1432-1484) a partir del ciclo carolingio.
9 Reinaldos de Montalbán: caballero perteneciente a los Doce Pares de Francia y uno de los preferidos de don Quijote.
10 Galalón o Ganelón: según los romances medievales, traidor y culpable de la derrota de Roldán en la batalla de Roncesvalles.
11 Trapisonda o Trebisonda: una de las cuatro regiones, junto con Constantinopla, Tesalónica y Nicea, en que estaba dividido el imperio bizantino en el siglo XIII.
 Diccionario de Don Quijote

Capítulo anterior
«No había otra historia más cierta en el mundo»
Capítulo siguiente
«Quedó satisfecho de su fortaleza»

Inicio
El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s