«El matrimonio Arnolfini», de Jan Van Eyck
· Intramuros ·
Jan Van Eyck
«El matrimonio Arnolfini», 1434
Temple sobre madera (82 × 60 cm)
National Gallery, Londres

El arte flamenco está ligado a la aparición de una cultura urbana, emprendedora, laica y comercial, donde se amplía el espectro social de los comitentes de retratos. Ya no son solo los soberanos, los prelados y los aristócratas, sino también la alta burguesía, los mercaderes, los banqueros y los representantes financieros llegados de Italia (como los Arnolfini, los Tani o los Portinari) quienes desean ser retratados en posturas y actitudes que no imitan a las de los poderosos, sino que son expresión de una nueva conciencia social.
La composición del cuadro pintado en 1434 por Jan Van Eyck (h. 1390-1441) —y titulado también Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa— presenta una disposición simétrica con respecto de un eje central formado por la lámpara del techo, el espejo de la pared del fondo y el perro del primer plano. Las  líneas de fuga, propias de la perspectiva y la superposición de elementos, se mezclan para formar un espacio ordenado con diferentes planos.
El significado de esta composición es el de la certificación del enlace matrimonial. La obra esta repleta de referencias al compromiso del matrimonio: el hombre toma con su mano izquierda la mano derecha de la mujer, vuelta con la palma hacia arriba, un gesto que puede ser interpretado como promesa de fidelidad; su mano derecha está levantada como si estuviese haciendo un juramento, la confirmación del voto recíproco; o la vela nupcial. Probablemente, lo que el pintor ha intentado representar es la imagen de un matrimonio ya celebrado, que se renueva en el interior de la cámara nupcial adornada con preciosos enseres y llena de regalos que, según la tradición, el esposo habría ofrecido a la esposa la mañana después de la noche de bodas.
Al parecer, el pintor pudo estar presente en la celebración de la boda, como indica la inscripción situada del espejo: «Johannes de Eyck fuit hic 1434». El espejo muestra las espaldas de los retratados y a dos personajes masculinos de frente.

Artículo anterior
«La encajera, de Jan Vermeer»
Artículo siguiente
«Caronte atravesando la laguna Estigia, de Joachim Patinir»

Artículo relacionado
«El cambista y su mujer, de Quentyn Metsys»
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s