Este es mi amado · Fotografía: Hengki Koentjoro
· Cantar de los Cantares, 8 ·
Este es mi amado
Fotografía: Hengki Koentjoro

¿Qué clase de amado es tu amado,
oh, la más hermosa de todas las mujeres,
qué clase de amado es tu amado
para que así nos conjures?

Mi amado es resplandeciente y sonrosado,
distinguido entre diez mil.
Su cabeza es como oro, como oro puro;
sus cabellos, como racimos de dátiles,
negros como el cuervo.
Sus ojos son como palomas
junto a corrientes de agua,
bañados en leche
y a la perfección colocados.
Sus mejillas, como eras de bálsamo,
como riberas de hierbas aromáticas;
sus labios son lirios
que destilan mirra fragante.
Sus manos, como anillos de oro
engastados de jacintos;
su vientre, marfil tallado
recubierto de zafiros.
Sus piernas, columnas de alabastro
asentadas sobre basas de oro puro;
su aspecto, como el Líbano,
gallardo como los cedros.
Su paladar, dulcísimo,
y todo él deseable.
Este es mi amado, este es mi amigo,
hijas de Jerusalén.

Capítulo anterior
«Mis manos destilaron mirra»
Capítulo siguiente
«Yo soy de mi amado y mi amado es mío»

Inicio
Cantar de los Cantares
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s