Miel virgen destilan tus labios
· Cantar de los Cantares, 6 ·
Miel virgen destilan tus labios

Ven conmigo desde el Líbano, esposa mía,
ven conmigo desde el Líbano.
Baja desde la cumbre del Amaná,
desde la cumbre del Senir y del Hermón,
desde las guaridas de los leones,
desde los montes de los leopardos.
Has cautivado mi corazón, hermana mía, esposa mía;
tus ojos han cautivado mi corazón,
con una sola hebra de tu cuello.
¡Cuán hermosos son tus amores, hermana mía, esposa mía!
¡Cuánto mejores tus amores que el vino,
y fragancia de tus ungüentos
que todos los bálsamos!
Miel virgen destilan tus labios, esposa mía;
miel y leche hay debajo de tu lengua;
y la fragancia de tus vestidos es como la fragancia del Líbano.
Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía;
fuente cerrada, fuente sellada.
Tus renuevos son paraíso de granados,
con frutas escogidas, alheña y nardos;
nardo y azafrán, cálamo aromático y canela,
con todos los árboles de incienso,
mirra y áloes, con todos los mejores bálsamos.
Tú eres fuente de huertos,
pozo de aguas vivas
y corrientes que fluyen del Líbano.

Despierta, viento del norte,
y ven, viento del sur,
haced que mi huerto exhale fragancia
y que se expandan sus aromas.
Venga mi amado a su huerto
y coma de su dulce fruta.

Capítulo anterior
«Toda tú eres hermosa, amada mía»
Capítulo siguiente
«Mis manos destilaron mirra»

Inicio
Cantar de los Cantares
Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s