Príncipes del tiempo · Fotografía: Hengki Koentjoro
· Cuentos del Mar Negro, 2 ·
Fran Vega
Príncipes del tiempo
Fotografía: Hengki Koentjoro

Aún tardarían mucho tiempo en comprenderlo, pero aquella tarde en que hablaron por vez primera se abrió ante ellos un cruce de caminos que les llevaría siempre al mismo sitio. Ninguno de los dos era capaz de contar los motivos que le habían conducido hasta allí, pero tomados de los dedos paseaban, desconocidos y asustados, por alamedas de palabras que hasta entonces nunca habían pronunciado. Se anticipaban a los verbos y se adivinaban los pronombres, dibujaban adjetivos y matizaban los adverbios, de modo que cada día avanzaban sobre puentes y pasillos de conjunciones e intuiciones y exploraban convencidos la intención de sus audacias, pues merecían juntos un destino que explicara al menos un trayecto de sus vidas. Se observaban a veces en voz baja para no perderse los sonidos de la tierra, hablaban en susurros de los sauces venideros y caminaban muy despacio hacia puertos naturales que ignoraban todavía. Mucho tiempo después, al dejar atrás la bifurcación de los senderos y contemplar con calma el horizonte, aún recordarían en silencio aquella tarde en que habían comenzado a ser príncipes del tiempo, capitanes y reyes de sí mismos.

Cuento anterior
«Piedras de Nínive, mármoles de Ur»
Cuento siguiente
«Los paseantes»

© Fran Vega, 2013

Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s