Llegabas en calma con tus ojos callados · Fotografía: Juan Muñiz
· Crónicas del Dniéper, 7 ·
Fran Vega
Llegabas en calma con tus ojos callados
Fotografía: Juan Muñiz

Llegabas en calma con tus ojos callados y pensabas que el mundo era un lago sereno con olas de plata, que la vida pasaba tranquila junto a tus pasos de escarcha y que los años serían templados entre tus manos de agua.
¿Qué había entonces en tus palabras de lluvia que ahora no escucho entre tus letras de arena? ¿Qué había en tus huellas de niebla que ahora no observo entre tus sendas de duda, entre tu espanto diario ante las torres cubiertas de mantos opacos y los recintos sellados que impiden tu paso?
Ven conmigo a cabalgar en silencio sobre los prados abiertos y a navegar sin descanso sobre los ríos eternos.
Navega conmigo despacio, resiste, susurra y cabalga.

Crónica anterior
«¿Qué había en tus ojos de nubes?»
Crónica siguiente
«Llegó también una noche con sus ojos de otoño»

© Texto: Fran Vega, 2013
© Fotografía: Juan Muñiz, 2013

Anuncios

Comente si lo desea

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s